Los gobiernos central y vasco pagarán el 50% de la seguridad en el Índico

  • La oposición exige al Gobierno que reconozca el carácter bélico de la misión que se desarrolla en Afganistán

Comentarios 1

La ministra de Defensa, Carme Chacón, anunció ayer que el Gobierno se hará cargo, junto con el Ejecutivo del País Vasco, de la mitad del coste de la contratación de vigilantes privados para reforzar la seguridad de los atuneros que faenan en aguas del Índico.

En respuesta a una interpelación del PP en la sesión de control en el Congreso, Chacón dio su visto bueno a la oferta del lehendakari, Patxi López, de que cada uno de los ejecutivos se haga cargo de una cuarta parte de los gastos que acarrea la defensa de los pesqueros y que los armadores asuman la otra mitad.

Chacón confirmó que su departamento también sufragará el trasladado del operativo de la seguridad privada, incluido el armamento militar que podrán usar los agentes a bordo de los buques.

La ministra reiteró la negativa a embarcar infantes de marina en los atuneros, como le reclamó el diputado del PP Arsenio Fernández de Mesa, quien advirtió de las dudas legales que hay sobre la capacidad de respuesta que los vigilantes privados podrán tener ante los ataques piratas.

La mayor parte de los grupos de la oposición en el Congreso reafirmaron ayer su apoyo a la misión en Afganistán, excepto IU-ICV, BNG y NaBai, contrarios al envío de tropas, y todos ellos criticaron al Gobierno por negarse a reconocer que en aquel país se está librando una guerra.

El Pleno de la Cámara Baja acogió un debate monográfico para que la ministra de Defensa informara del desarrollo de la misión del contingente militar español integrado en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán.

Durante su exposición, el socialista Jesús Cuadrado defendió que la misión es "moral" y "útil" y garantizó que, si en Afganistán hubiera "una guerra de ocupación, el Gobierno de Zapatero no hubiera estado allí ni cinco segundos". La portavoz del PP en la Comisión de Defensa, Beatriz Rodríguez-Salmones, ratificó el apoyo "absolutamente sin fisuras" de su partido a esta misión, pero emplazó a la ministra a "llamar a las cosas por su nombre" y a reconocer que en Afganistán hay una guerra.

Tras acusar a la ministra de "mendigar una foto" con su intervención de ayer, Rodríguez-Salmones observó que ha sido Chacón y no el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien compareció en el Pleno para debatir este asunto porque "Afganistán no da votos".

Chacón afirmó que España, igual que los 43 países de la ISAF, tiene como objetivo culminar "cuanto antes" la misión de estabilización, desarrollo y reconstrucción en Afganistán, donde los soldados españoles trabajan en "un entorno de violencia y riesgo innegables". La titular de Defensa avanzó que en la cumbre internacional sobre Afganistán, prevista para el próximo año, se definirán la nueva estrategia y los plazos para ejecutarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios