El etarra que intentó matar al Rey, en prisión atenuada por motivos de salud

  • Juan José Rego Vidal, condenado a 37 años por el intento de asesinato de Don Juan Carlos en 1995, sufre diversas patologías graves y cumplirá el resto de su condena en su casa.

Comentarios 13

El preso etarra Juan José Rego Vidal, condenado a 37 años de prisión por intentar matar al Rey en Palma de Mallorca en 1995, cumplirá el resto de la pena en prisión atenuada en su domicilio por motivos de salud, han informado a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias.

Rego Vidal, que sufre diversas patologías graves y que hasta hace unas semanas estaba internado en la cárcel de Dueñas (Palencia), sufrió el pasado mes de enero un infarto que obligó a su traslado a la UCI del hospital de Valladolid. A raíz de ello se hizo una evaluación de su estado de salud y se decidió aplicarle el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que permite adoptar un modelo "flexible" de ejecución de la pena en función de las circunstancias personales del recluso.

Otro artículo, el 104.4, establece que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

Las fuentes consultadas han señalado que Rego Vidal, que el próximo mes de marzo cumplirá las tres cuartas partes de su condena y que obtendría el licenciamiento definitivo en marzo de 2015, permanecerá en su domicilio sometido a un régimen de control telemático y con las salidas restringidas.

Rego Vidal se integró en ETA en 1962 y en 1988 fue marginado por la banda terrorista, aunque quedó a su disposición, hasta que en otoño de 1993 entró en contacto con el entonces responsable del aparato militar de ETA, José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, quien al año siguiente le propuso cometer un atentado contra el Rey.

En la sentencia dictada en 1997, la Audiencia Nacional consideró probado que entre finales de julio y primeros de agosto de 1995 uno de los etarras que participó en el intento de regicidio junto a Rego, Jorge García Sertutxa, "tuvo bajo el punto de su rifle a Su Majestad el Rey en tres ocasiones, no llegando a disparar al no tener suficientemente preparada la huida tras los disparos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios