Se la juegan

ZAPATERO está encantado con Patxi López, pero le gustaría que mañana ganara por la cabeza el PNV. De esta forma, el presidente del Gobierno podría garantizarse el apoyo de los peneuvistas para lo que resta de legislatura. Eso, en una legislatura que la que debe intentar agotar para dar tiempo a que la recuperación económica se consolide, es oro en paño.

Ante un tripartito que difícilmente sumará para reeditarse, el peor escenario posible para Zapatero es precisamente una victoria de los suyos. Si completa una mayoría absoluta con el PP y un eventual diputado de Rosa Díez, la situación se complicaría aún más. Sin duda, el líder socialista se juega mucho más en el País Vasco que en Galicia, aunque una pérdida de esta comunidad sería muy dolorosa y traería consecuencias, sobre todo para su vicesecretario general, José Blanco, que ha estado toda la campaña asumiendo una especie de coliderazgo con el candidato socialista, Emilio Pérez Touriño.

Pero quien se la juega de verdad en Galicia es Mariano Rajoy. Con un partido atenazado por una investigación judicial por corrupción y unas encuestas que constatan su poco tirón ante un Gobierno en horas bajas por la crisis, el líder conservador busca en las elecciones de su tierra natal el balón de oxígeno necesario para decir el lunes: no han podido con nosotros. Sin embargo, si el PP no logra recuperar la mayoría absoluta, difícilmente podrá llegar vivo a las próximas elecciones europeas aunque el 'caso Correa' haya aparcado el furor sucesorio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y de los aznaristas más recalcitrantes. El vídeo lanzado ayer asumiendo todo el protagonismo electoral en detrimento de Alberto Núñez Feijóo, un candidato que ha logrado poner al PP gallego en la senda de recuperación de la mayoría absoluta moderando su discurso, pone de manifiesto hasta qué punto Rajoy sabe todo lo que se juega mañana en Galicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios