Una operación militar mata al responsable de la muerte del cabo Cristo Ancor Cabello

  • El abatido ejerció como alcalde de la ciudad de Herat antes de que los talibán asumieran el control de la zona.

Comentarios 8

El comandante talibán Ghual Yahya Akbari, responsable de los ataques insurgentes en la provincia de Heart (Afganistán), falleció en el transcurso de una operación militar llevada a cabo por las fuerzas internacionales y el Ejército afgano. Akbari, que ejerció de alcalde de la ciudad de Herat hasta que los talibán se hicieron con el control de la zona en 1995, se encargaba de organizar las operaciones contra las fuerzas internacionales, entre ellas la que se cobró la vida del cabo del Ejército de Tierra español, Cristo Ancor Cabello.

El responsable del atentado que acabó con la vida del cabo español, Cristo Ancor Cabello, fallecido el pasado miércoles al explotar un artefacto al paso de un vehículo blindado que realizaba una patrulla en las proximidades de Syah Washan, cerca de Herat, ha sido abatido por las fuerzas internacionales y el Ejército afgano durante una operación militar.

Según informó el general Jalandar Shah Behnam a la cadena panarábica Al Yazira y a la agencia oficial china Xinhua, el comandante talibán murió en el transcurso de una operación sobre la localidad de Gazara, que se prolongó desde la noche del jueves a la madrugada del viernes en la que también intervino apoyo aéreo con helicópteros de la OTAN. "Como consecuencia, el comandante Ghual Yahya Akbari y 12 de sus hombres fueron abatidos", reiteró.

El cabo Cabello murió el pasado miércoles y otros cinco resultaron heridos leves después de que su vehículo pisara un artefacto explosivo en las proximidades de Herat. Con la pérdida de este militar, que fue condecorado con la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo, se eleva a 90 las víctimas mortales de la misión española en este país. 

El también conocido como Talibán Tayiko ejerció como primer edil de la ciudad de Heart antes de que los talibán asumieran en 1995 el control de la zona, tras lo que pasó a ejercer como ministro de Obras Públicas en la provincia. Posteriormente, fue expulsado de su cargo por el actual Gobierno afgano del presidente Hamid Karzai en 2008, momento en el que decidió tomar las armas.

Akbari no se reconocía a sí mismo como talibán pero su organización, los Muyahidines de Herat, mantiene una estrecha relación con las fuerzas insurgentes, a las que concede refugio y aprovisionamiento, y con las que comparte a nivel ideológico el objetivo de imponer la sharia o ley islámica en todos el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios