"Te pillaremos", le avisaron antes de matarle

  • Pagazaurtundua había advertido a los mandos de Interior que iban a por él

"Ya te pillaremos", le habían avisado los radicales a Joseba Pagazaurtundua, jefe de la Policía municipal de Andoain, cinco meses antes de ser asesinado por ETA. Pagazaurtundua fue asesinado el 8 de febrero del 2003 en el bar Daytona, de Andoain, mientras se tomaba un café. Tenía 45 años y dos hijos de nueve y doce años.

Un solo etarra, que le esperaba en el bar, le descerrajó tres tiros que acabaron con su vida. En ese momento, Pagazaurtundua, sargento jefe de la Policía municipal de Andoain, estaba de baja por la continua campaña de acoso que sufría.

Militante del PSE-EE y de UGT y activista de Basta Ya, Pagazaurtundua militó en su juventud en ETA (político-militar) y posteriormente en Euskadiko Ezkerra, antes de la fusión de este partido con el PSE-PSOE.

En 1995 se fue de su pueblo por las amenazas, y pasó unos años destinado en la comisaría de la Ertzaintza en Laguardia (Álava), pero tras la tregua de ETA, en 1999, Pagazaurtundua tuvo que volver a Andoain, en contra de su voluntad, según dijo su familia.

Allí tuvo que sufrir el asesinato de su amigo y vecino el periodista José Luis López de Lacalle, y cinco meses antes de ser él mismo asesinado, el asalto por treinta radicales a la casa del pueblo de la localidad cuando estabadentro.

Entonces, se llegó a detener a una persona que golpeó con una escoba a Pagazaurtundua y se despidió de él con un "ya te pillaremos". El agresor, Koldo O.G., pagó una multa de 390 euros. Cinco meses después, tres tiros acabaron con la vida del agente.

Tras el asesinato, la familia de Pagazaurtundua hizo públicas dos cartas que éste había escrito al consejero de Interior del Gobierno Vasco, Javier Balza, en las que el agente aseguraba que cada día veía "más cerca su fin" a manos de la banda terrorista. La familia desconocía si Pagazaurtundua llegó a enviarlas finalmente a su destino o se trataron de "un desahogo", e Interior dijo que no las recibió.

"Tal vez crea usted que tiene sobrados motivos para ignorar lo que me pase, pero este ciudadano vasco cree que la Consejería de Interior de su Gobierno tendría que preocuparse por su situación", señalaba Joseba Pagazaurtundua en una carta fechada el 14 de septiembre de 2001.

La segunda carta, leída por su hermana Maite, no tenía fecha y Joseba afirmaba en ella que era "consciente de su presencia no comunicada" en papeles del comando Buruntza (desarticulado en agosto de 2001).

"No he engañado a nadie sobre mis ideas, al contrario que muchos traidores y tiralevitas de su partido", concluía la misiva destinada a Javier Balza, que no se sabe si llegó a enviar.

Tras su asesinato, su hermana Maite, ex parlamentaria vasca socialista, dejó la política y actualmente preside la Fundación de Víctimas del Terrorismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios