Debate del estado de la Nación

El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, se desmaya durante su intervención

  • El diputado ha sido atendido el médico del Congreso, la ministra Ana Pastor y el socialista José Martínez Olmos, que también son facultativos. Su partido dice que está bien, aunque ha sido trasladado a un hospital para realizarse un chequeo.

Comentarios 3

El debate del estado de la nación ha quedado suspendido durante cinco minutos por un mareo del diputado de Compromís-Equo, Joan Baldoví, que en ese momento estaba interviniendo en la tribuna de oradores. Mientras intervenía en al segunda jornada del debate, Baldoví se ha llevado la mano a los ojos, ha pedido disculpas y se ha girado hacia la Presidencia antes de sentarse en la escalera. 

Ya tumbado en el suelo y sin perder la consciencia, le han atendido el médico del Congreso y una auxiliar, y la ministra Ana Pastor y el socialista José Martínez Olmos, que también son facultativos. Tras unos minutos, los ujieres han traído una silla de ruedas en la que le han sentado antes de trasladarlo al gabinete médico de la Cámara baja, tapándose la cara con las manos. Algunos diputados han aplaudido la salida de su compañero. 

Baldoví ha sido trasladado a un centro hospitalario, donde se le va a hacer un chequeo médico. Según fuentes de Compromís, el diputado ya se encuentra mucho mejor y le ha bajado la tensión. El médico del Congreso le ha hecho un electrocardiograma antes de su traslado al hospital, donde se le practicarán más pruebas. 

Durante esos minutos en los que ha estado interrumpido el pleno, no se han ofrecido imágenes del incidente a través de la señal institucional, mientras la vicepresidenta primera, Celia Villalobos, que en ese momento ejercía la Presidencia, ha pedido a los fotógrafos que no tomaran imágenes por respeto al diputado. Una vez que Baldoví ha abandonado el hemiciclo, se ha reanudado el debate con la intervención del diputado de Foro, Enrique Álvarez Sostres. Antes, Villalobos ha agradecido a los diputados su colaboración durante la indisposición de Baldoví.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios