El presidente de Melilla denuncia que Zapatero le manda callar ante Rabat

  • Imbroda asegura que los incidentes en la frontera con Marruecos se suceden desde hace un tiempo y que el Gobierno siempre le ha pedido silencio · Las burlas a las policías españolas continúan

Comentarios 5

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, aseguró ayer que la situación en la frontera entre esta ciudad autónoma y Marruecos "viene ocurriendo desde tiempo atrás" y que el Gobierno le José Luis Rodríguez Zapatero le ha venido sugiriendo "que era mejor no decir nada".

Imbroda explicó, en declaraciones a la cadena Cope, que las Fuerzas de Seguridad "han estado sufriendo provocaciones" y lamentó que la estrategia del Gobierno, en su opinión, es guardar silencio: "Todo el mundo estaba callado, y el Gobierno nacional decía que mejor nos calláramos", agregó.

Según Imbroda, la relación con Marruecos tiene que ser "de amistad a partes iguales" y no se debe permitir que "25 o 28 desalmados en una frontera internacional sean capaces de decir tú pasas o tú no pasas en las mismas barbas de la Policía marroquí".

En cuanto a una posible continuidad del boicot en la frontera, puntualizó que si eso ocurre se engañaría "al rey Don Juan Carlos" y a España, por lo que espera que la conversación que mantuvo el monarca con Mohamed VI el miércoles "haya servido para evitar este desaguisado que están planteando tan malamente".

El pescado, la verdura y la fruta de Marruecos entraron ayer con normalidad a Melilla por el paso fronterizo de Beni-Enzar, tras el bloqueo del jueves a los camiones con productos frescos.

Las asociaciones marroquíes promotoras del boicot comercial a Melilla -la Coordinadora de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos y el Comité Nacional de la Liberación de Ceuta y Melilla- han anunciado que mantendrán el bloqueo mientras no cesen las agresiones que denuncian -sin pruebas- de la Policía española a ciudadanos marroquíes.

Estos dos colectivos bloquearán del 18 al 21 de este mes la entrada de pescado, marisco, fruta y verdura, mientras que a partir del lunes 16 se impedirá durante quince días la llegada de cemento y ladrillos.

Además, el Sindicato Nacional de Transporte marroquí organizará el próximo martes 17 en la frontera una manifestación simbólica para saludar la disposición del Gobierno español, que esta semana ofreció su colaboración al país magrebí para aclarar las denuncias.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer que tanto la Policía como la Guardia Civil cumplen "escrupulosamente" con los derechos humanos cuando actúan en Ceuta, Melilla o en las aguas del Estrecho, y que así se lo ha hecho saber el Gobierno a las autoridades marroquíes.

Ante los últimos incidentes entre Marruecos y España, Rubalcaba aseguró -antes de participar en un acto político en la localidad asturiana de Llanes- que las relaciones "son excelentes en lo referente a la lucha contra el terrorismo internacional, la cooperación policial, a la lucha contra el narcotráfico o contra la emigración ilegal". "Todas esas relaciones excelentes en todo lo que es cooperación policial, el Gobierno español las quiere mantener", insistió el ministro.

En cuanto a la colocación en el puesto fronterizo de Melilla de un cartel con un fotomontaje que se burla de las mujeres policías, el ministro señaló que éstas "seguirán trabajando donde están".

El fotomontaje con burlas a las agentes españolas se retiró ayer pero una decena de personas colocaron copias en la zona de tierra de nadie de la frontera de Melilla. En declaraciones a Efe, el secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Melilla, Julián Millán, informó de que ayer por la tarde una decena de marroquíes enviados por la Coordinadora Nacional de la Sociedad Civil de Marruecos colocaron los carteles "en clara actitud provocadora" hacia los agentes españoles mientras realizaban "gestos obscenos" y mostraban navajas en el puesto fronterizo.

El portavoz de Exteriores del PP, Gustavo De Arístegui, anunció por su parte que va a exigir la comparecencia en el Congreso del ministro de Asuntos exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para que explique su "vergonzante desaparición" en medio de la "escalada de tensión" con Marruecos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios