La retención de varios españoles vuelve a tensar la relación con Marruecos

  • Una decena de activistas canarios son golpeados e interrogados en la comisaría de El Aaiún por manifestarse en favor del pueblo saharaui · Todos partieron anoche en un buque con destino a España

Los catorce españoles que el sábado participaron en El Aaiún en una manifestación de apoyo al pueblo saharaui, once de los cuales fueron retenidos en comisaría, tomaron anoche un barco que les llevó de vuelta a la islas Canarias.

El grupo, integrante de la asociación SaharAcciones, zarpó a medianoche rumbo a Las Palmas y permaneció hasta entonces en la sede de la Casa de España en El Aaiún, donde fueron acogidos desde su salida de las dependencias policiales marroquíes.

Fuentes de las autoridades locales en El Aaiún indicaron a Efe que se les interrogó "para averiguar el motivo de la protesta", y señalaron que el hecho de que partieran anoche hacia Canarias se debe a que así lo habían planeado en un principio, "porque no se ha lanzado ninguna orden de expulsión".

Uno de los activistas, Pablo Monedero, explicó a Efe que él y otras diez personas estuvieron retenidas cerca de ocho horas y que aunque no se han presentado cargos contra ellos, ninguno quiso firmar la declaración verbal tomada por los agentes, por miedo a que se ofreciera "una versión tergiversada".

Los catorce activistas habían organizado el sábado una manifestación en el centro de la capital administrativa del Sahara Occidental para "evitar que la lucha saharaui caiga en el olvido y reivindicar el derecho de ese pueblo a la autodeterminación".

Según su relato, la protesta, para la que no habían solicitado el permiso de las autoridades locales, fue "reprimida duramente" por la Policía marroquí y acabó con al menos seis de los manifestantes heridos de diversa consideración.

Otro de los activistas, Japci Marrero, agregó que tres de ellos, que llegaron más tarde al punto de encuentro y no pudieron reunir con el resto del grupo, fueron "increpados, empujados y obligados a besar la bandera marroquí" por grupos de ciudadanos marroquíes y supuestos agentes vestidos de paisano.

Fuentes de la embajada española en Marruecos dijeron a EFE que la legación diplomática competente se ha volcado desde el principio en la atención de los españoles, a los que se les ha acompañado en las gestiones policiales hasta que salieron de la ciudad.

El grupo aseguró que se encontraba en la Casa de España "en arresto domiciliario", pero desde el Ministerio español de Asuntos Exteriores se afirmó que su presencia en esa sede fue por decisión propia en algunos casos y "por recomendación de las autoridades locales". Según las fuentes de la embajada española, la situación "se normalizó totalmente durante el domingo sin que se registraran nuevos incidentes", pese a que algunos activistas, como Sara Díaz, hubieran denunciado públicamente tener una "sensación total de inseguridad, y miedo a que los hechos se repitan".

El grupo SaharAcciones, tal y como explicó a EFE Monedero, se creó hace meses con el objetivo de actuar directamente sobre el terreno, "intentar generar más acciones desde dentro y avivar a la opinión pública para que la lucha saharaui no se olvide".

"Muchas veces la opinión internacional se limita a la situación en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia), donde recae toda la ayuda a los necesitados, pero no se ataca de raíz el problema, en los territorios ocupados", sostuvo.

La Asociación Sahara Marroquí (ASM), una de las organizaciones más activas en Marruecos por la defensa de la marroquinidad del Sahara Occidental, denunció en un comunicado que los españoles portaron el sábado banderas del independentista Frente Polisario, y condenó lo que calificó "de insulto y provocación al pueblo marroquí".

Este incidente tiene lugar pocos días después de que España y Marruecos dieran por zanjada la tensión generada en la frontera de la ciudad autónoma de Melilla por el bloqueo y las protestas marroquíes por supuestas agresiones de agentes españoles a ciudadanos del país magrebí.

Mientras tanto, el primer ministro de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Abdelkader Taleb Omar, ha manifestado que están abiertas "todas las opciones" para el "recuperación de la independencia y la soberanía de nuestro pueblo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios