Otra semana clave para Zapatero

EL presidente del Gobierno inició ayer otra semana clave para clarificar la respuesta española a la crisis económica, algo que hasta ahora no se ha dejado ni siquiera entrever pese a las numerosas medidas exhibidas con reiteración y aplicadas con escaso éxito.

De entrada, ayer mismo, mientras el vicepresidente económico, Pedro Solbes, quemaba en el encuentro de los ministros de Economía y Finanzas de la Zona Euro en Luxemburgo el penúltimo cartucho para alcanzar un acuerdo europeo ante la crisis financiera, Zapatero se entrevistó con los presidentes de seis grandes bancos y cajas para transmitir algo de confianza a los ahorradores españoles.

Tras escuchar el diagnóstico de cada uno de sus invitados, el presidente del Gobierno se comprometió a aumentar los fondos de garantía, situados actualmente en 20.000 euros por cliente y entidad, sin especificar cantidad, aunque antes de hacerlo público esperará a conocer los resultados de la reunión del Ecofin que se celebrará hoy.

Fuentes del PSOE apuntaron que previsiblemente el Ejecutivo socialista seguirá la estela alemana, abierta por Irlanda al garantizar la totalidad de los depósitos. Otra opción sería muy difícil de explicar tras el nuevo fracaso europeo, añadieron.

Esta semana también se verá las caras previsiblemente con los agentes sociales, representados por los máximos responsables de la CEOE, Cepyme, CCOO y UGT, para buscar un compromiso conjunto para frenar el alarmante aumento del paro en España, que ha registrado el repunte más importante de la Eurozona en los últimos meses (un 30% en términos interanuales en septiembre).

El jueves, Solbes y el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso, Cristóbal Montoro, negociarán la agenda de la reunión que mantendrán a finales de esta semana o a principios de la siguiente -está aún por concretar- Zapatero y Rajoy al objeto de intentar consensuar nuevas medidas contra la crisis, pero sobre todo para explorar la posibilidad de una posición unitaria de cara al Consejo Europeo que se celebrará los días 15 y 16 en Bruselas.

Zapatero pedirá Rajoy un ejercicio de moderación en aras de transmitir confianza a los mercados, y el líder de la oposición pondrá sobre la mesa la constitución de un fondo de avales públicos de 30.000 millones de euros para reforzar el fondo de garantía de depósitos bancarios, en un intento de tranquilizar a los ahorradores, y la exigencia de unos Presupuestos Generales del Estado para 2009 más austeros, con un aumento del gasto de sólo el 2 %.

Por último, el presidente del Gobierno cerrará el viernes esta semana decisiva con un encuentro el palacio parisino del Elíseo con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, que excluyó a España de la cumbre europea del G-4 que se celebró el sábado en París y que evidenció la fragilidad del proyecto europeo. Según fuentes de La Moncloa, Sarkozy, que ostenta la presidencia de turno de la UE, invitó a Zapatero tras conocer por la prensa el malestar del Gobierno español por su exclusión de la selecta minicumbre.

El mandatario español, que fue requerido de forma inmediata por su homólogo francés, prefirió retrasar el encuentro hasta después del Ecofin, donde los otros veintitrés países de la UE excluidos por Sarkozy podrán, por fin, opinar aunque sea en una nueva institución europea devaluada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios