La basura y la tensión siguen aumentando en las calles de Madrid

La décima jornada de huelga de limpieza viaria en la ciudad de Madrid transcurrió ayer sin que llegara el acuerdo entre empresas y sindicatos reclamado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, cuya advertencia de que encargará a una empresa los servicios mínimos se ejecutará hoy.

Las partes no acercaron posturas durante una reunión en la que se mantuvieron diferencias previas sobre el convenio colectivo y volverán a negociar hoy, con un plazo de horas antes de que el Ayuntamiento de Madrid lleve el incumplimiento de los servicios mínimos a la Fiscalía y encargue a la empresa Tragsa los servicios mínimos.

La de ayer fue la primera reunión de sindicatos -UGT, CCOO y CGT- y empresas concesionarias -OHL-Ascan, Sacyr, FCC y Ferrovial- desde el arranque de la huelga el 5 de noviembre, en protesta por la presentación de despidos colectivos (ERE) para echar a 1.134 trabajadores anunciados por las empresas.

Las compañías mantuvieron ayer su oferta de rebaja salarial a niveles de 2007 incrementadas con los aumentos correspondientes a la antigüedad para evitar los despidos, mientras que los sindicatos defendieron prorrogar un año el convenio con una "congelación" salarial en 2013 y 2014.

Mientras empresas y sindicatos negociaban, las calles de la ciudad acumulaban más basura y más enfado de ciudadanos y comerciantes. También hubo dos nuevos detenidos por incidentes, que se suman a los 16 de las jornadas de huelga precedentes.

Consultados por Efe, muchos ciudadanos consideran que el ultimátum del Ayuntamiento llegó "tarde".

El enfado es tal que la asociación de Vecinos de Chueca ha organizado este próximo domingo una brigada de limpieza ante la "inoperancia" del Ayuntamiento de Madrid y la suciedad que "invade" el centro de Madrid y su barrio en concreto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios