El último cambio de planes

  • El ex presidente del Gobierno tenía las maletas listas para volver a León pero sus hijas le retienen por ahora en Madrid

Comentarios 11

Casi con las maletas hechas antes de abandonar definitivamente el Palacio de La Moncloa para darle las llaves a Mariano Rajoy, el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero sorprendió con el anuncio de que no regresaría a León tal y como había anunciado, sino que aplazaría su vuelta a casa para permanecer por ahora en Madrid.

Fueron las dos hijas del dirigente socialista las que, al parecer, le emplazaron a seguir una temporada más en la capital de España, donde cursan sus estudios y tienen a gran parte de sus amigos, una petición a lo que el ex presidente del Gobierno no se pudo negar.

El propio Zapatero, que a pesar de su conocido arraigo leonés nació en Valladolid, ha reconocido entre sus allegados que "se lo debía", después de que ambas hayan pasado gran parte de su niñez y adolescencia en el particular entorno del Palacio de La Moncloa y le hayan acompañado junto con su esposa, Sonsoles Espinosa, en las más importantes y dificultosas vicisitudes de su etapa como jefe del Ejecutivo durante más de siete años, desde que ganara las elecciones generales del mes de marzo de 2004.

Consecuencia directa ha sido que, por el momento, tampoco se haya instalado la oficina del ex presidente en León, donde Zapatero tenía previsto establecer su residencia definitiva tras renunciar a seguir liderando el proyecto del PSOE desde la primera línea. No parece que vaya a ser definitiva, sin embargo, la vivienda de alquiler a las afueras de Madrid a la que Zapatero y su familia se han trasladado. La casa, situada en una zona residencial de lujo de Somosaguas, fue elegida, entre otros motivos, por estar ubicada en una urbanización en la que se puede garantizar la seguridad y la tranquilidad de la familia del ex presidente.

Como curiosidad, se dijo que la finca había servido de escenario para el rodaje de la película de Santiago Segura Torrente 4, una anécdota que fue aclarada por Zapatero. Según explicó, la vivienda unifamiliar a la que se han mudado funcionaba antes como casa de invitados de una mansión principal, que sí fue escenario de la película.

Entre tanto el chalé que Rodríguez Zapatero había comenzado a construir en el barrio de Eras de Renueva, a las afueras de León, espera el retorno del ex presidente a su ciudad, de la se que trasladó a Madrid en el año 2000 al ser elegido secretario general del PSOE. El inmueble, que recibió la licencia el pasado mes de julio, se empezó a edificar en una parcela de la calle Unicef de aproximadamente 670 metros cuadrados, que fue adquirida por la familia Zapatero en 2008.

Mucho se había hablado de la llegada del ex presidente entre los vecinos de la zona, los que veían con buenos ojos compartir barrio con él y los que temían que su cercanía trastornara la tranquilidad a la que acostumbra el barrio.

En lo que sí han estado de acuerdo desde el principio la mayoría es en que tenerle de vecino incrementará las medidas de seguridad en la zona, hecho que ya se dejó notar desde que comenzaron los trabajos en el chalé el pasado verano.

Las obras del inmueble han sido en los últimos meses uno de los temas frecuentes en los medios de comunicación locales, que incluso recurrieron a ella para gastar una broma en el día de los Santos Inocentes. La Crónica de León publicó que el grupo leonés Café Quijano iba a comprar el chalé del ex presidente para instalar allí su estudio de grabación. No será así y, mientras, la zona residencial de Eras de Renueva y León aguarda el regreso de Zapatero que, como es su deseo, tarde o temprano volverá a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios