La violencia nubla la campaña

  • Cinco detenidos en Bilbao en una manifestación contra la anulación de las listas de Askatasuna y D3M, y destrozos y amenazas en la Casa del Pueblo en Elorrio

El segundo día de campaña electoral en el País Vasco estuvo marcado por los incidentes en Bilbao, donde cinco manifestantes fueron detenidos tras impedir la Ertzaintza una concentración de la izquierda abertzale en protesta contra las anulaciones de las candidaturas de Demokrazia 3 Milioi (D3M) y Askatasuna y que había prohibido el juez Baltasar Garzón, que instruye una causa penal contra ambas formaciones por entender que están instrumentalizadas por ETA-Batasuna.

Agentes de la Ertzaintza comunicaron esta prohibición por megafonía a los varios cientos de personas que se habían congregado en la calle Autonomía de Bilbao. Los manifestantes hicieron caso omiso y comenzaron a corear consignas en contra del PNV y en favor de las candidaturas anuladas mientras fuerzas antidisturbios de la Ertzaintza formaban varios cordones en las proximidades de los congregados, pero sin llegar a intervenir.

Tras comprobar que no iban a poder llevar a cabo la marcha, los concentrados se dispersaron y volcaron en la calzada diverso material de obra y contenedores de basura. Algunos fotógrafos fueron amenazados e conminados a enseñar sus instantáneas de los manifestantes, que también destrozaron la cámara de un canal de televisión.

Los violentos también destrozaron el viernes por la noche la Casa del Pueblo de Elorrio (Vizcaya), donde realizaron pintadas a favor de D3M y contra el PSOE, cuyas siglas aparecieron en una diana.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, participó en un mitin en Vitoria, donde pidió el cambio en Ajuria Enea y criticó el "absurdo" plan soberanista del PNV.

El secretario general del PSE-EE y candidato de este partido a lehendakari, Patxi López, afirmó que quienes "destrozan" sedes como la de la Casa del Pueblo de Elorrio "no tienen que estar en el Parlamento sino "detenidos" .

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, apostó por seguir avanzando sobre el plan Ibarretxe en el caso de que el PNV gane las elecciones. En declaraciones a la Cadena Ser, destacó que "hay una propuesta aprobada desde 2004 por el Parlamento vasco, que es un nuevo estatuto político, y sobre esas bases podemos seguir avanzando en el futuro".

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, participó ayer en la campaña electoral gallega, en un acto en Pontevedra, en el que eludió los casos de corrupción y espionaje en los que supuestamente están involucrados cargos populares, aunque proclamó que "nadie va a amedrentar" a su partido.

Rajoy arropó al candidato del PP a la Presidencia de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en un acto electoral al que también asistió el presidente honorífico del partido, Manuel Fraga. "Nadie puede con este partido, nadie va a amedrentar a este partido, ni nadie va a vencer a este partido", subrayó Rajoy ante unas 12.000 personas, a quienes el número uno de los populares pidió que mantengan la "fe" en la victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios