Los 'zaplanistas' dudan que el caso Gürtel acabe en Costa y elogian la "contundencia" de Aguirre

  • La presidenta madrileña dice que "la diferencia está en qué se hace con los corruptos"

El presidente provincial del PP en Alicante, José Joaquín Ripoll, opinó ayer que las responsabilidades derivadas del caso Gürtel en Valencia no se acaban con Costa, y se mostró convencido de que "hay una trama organizada que pretende acabar con la hegemonía electoral del PP en la Comunidad de Madrid" y Valencia.

En una rueda de prensa, el también presidente de la Diputación de Alicante y reconocido zaplanista -miembro de la corriente de Eduardo Zaplana, rival de la de Camps-, señaló, preguntado sobre si las responsabilidades acaban en Costa, que "creo que no" y, tras evitar profundizar en el asunto, aclaró que se trata de una opinión "personal" y que no desea "entrar en confrontación con el resto de compañeros de partido".

En todo caso, Ripoll comentó que en la Comunidad de Madrid "se ha podido aislar más el problema" porque se ha actuado "con más contundencia" mientras que en Valencia se hizo de manera menos firme y con "problemas para explicar lo que estamos haciendo".

Por su parte, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre -que expulsó a todos los implicados en la trama Gürtel y que ha sido puesta como ejemplo de actuación contundente-, reconoció ayer que en el PP puede haber "corruptos" y "delincuentes", pero de manera implícita, al responder a una pregunta del PSOE sobre el caso Gürtel.

"Ninguna organización humana, ni empresa privada, ni partido político", aseguró, "está libre de que haya personas que traicionen su confianza, de que haya corruptos o de que haya delincuentes", expresó. "La diferencia", añadió, "está en qué se hace" con ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios