Los suecos también tienen su debate

  • El seleccionador se plantea dejar fuera del once a Ibrahimovic para reservarlo de cara a Rusia

¿Se animará el entrenador de la selección sueca, Lars Lagerbaeck, a excluir a Zlatan Ibrahimovic del crucial choque del sábado ante España con el objetivo de preservarlo físicamente para lo que resta de Eurocopa?

Esa pregunta se convirtió ayer en el tema del día en el búnker sueco en Lugano y la cuestión que más ocupa a la prensa del país escandinavo de cara al partido en Innsbruck, correspondiente a la segunda ronda del Grupo D.

Comparado con el dios Zeus por los periodistas suecos tras su espectacular gol que abrió el camino para la victoria por 2-0 frente a Grecia en el debut, Ibra sigue arrastrando las consecuencias de una lesión en su rodilla izquierda, que lo mantuvo alejado de las canchas este año durante varios meses. El miércoles su rodilla lució hinchada, pero el delantero del Inter aclaró que en realidad estaba mejor de lo que había pensado y que una leve molestia no lo privaría de jugar ante España.

Sin embargo, las especulaciones en el sentido de que Lagerbaeck optaría por darle descanso en vista a lo apretado del calendario se acrecentaron ayer en Lugano, donde el equipo entrenó a puerta cerrada. Cuando se abrieron a la prensa, en los últimos diez minutos, Ibrahimovic ya se había ido a hacer un trabajo diferenciado al gimnasio.

Quienes apuestan a que Ibrahimovic estará sentado en el banco en el estadio Tivoli-Neu creen que como el partido ante España es visto en la intimidad del plantel como "dificilísimo, casi imposible de ganar", Lagerbaeck preferiría no arriesgar a su jugador más importante. Y asegurarse así de que esté en condiciones para el desafío ante Rusia, con la clasificación a cuartos en juego.

También se cita como "prueba" de que su estado de forma no le permite disputar varios partidos consecutivos con poca diferencia de tiempo el hecho de que Ibra jugó para el Inter en el choque ante el Parma que definió a su favor el título, pero no lo hizo luego en la final de la Copa de Italia que perdió ante la Roma.

Ayer ni Lagerbaeck ni Ibrahimovic se presentaron ante la prensa como para comenzar a desvelar el enigma. Pero otros jugadores que sí lo hicieron se limitaron a responder "no lo sé" ante la consulta sobre la presencia del atacante ante España. Y su socio en la ofensiva, Henrik Larsson, remitió al seleccionador: "Pregúntenle a él". De no jugar Ibrahimovic, su lugar sería ocupado por Johan Elmander, quien ya lo reemplazó a los 71 minutos del partido frente a los griegos. En principio, una eventual decisión de dejar fuera a su máxima estrella sería entregar un mensaje de debilidad al resto del plantel, de que no irá en pos de la victoria frente a España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios