ESCALADORA

Inma Garrido Palomino: "Este desafío me da fuerzas para entrenar cada día"

  • Hace 13 años que esta jienense, nacida en 1976, salió a escalar por primera vez gracias a un curso de la Universidad, en el que la montaña le atrapó. Psicóloga de profesión, reconoce que lo más duro no es enfrentarse a la nieve virgen, sino compaginar la preparación física con su vida laboral y personal.

Comentarios 1

Inquietud, impulsividad y tenacidad son rasgos de mi personalidad que han determinado la dedicación de parte de mi vida a la montaña. Búsqueda de nuevos objetivos, enfrentarme continuamente a nuevos retos, descifrar nuevas rutas y tocar el cielo desde las cumbres son los alicientes que hacen atrayente para mi esta elección.

Cuando me preguntan porque hago montaña, suelo responder: “Porque no me gusta salir de marcha”. Esto no es del todo cierto, pero es la forma más resumida de decir que es la alternativa de vida que escogí tras experimentar diferentes estilos de vida, evidentemente ni mejor ni peor, solo diferente.

Hace más de 13 años que salí a escalar por primera vez, a través de un curso de la Universidad de Jaén, con la suerte de coincidir con gente cuya pasión por el campo me enseñó a saborear cada paso, cada amanecer en el monte, cada ascensión independientemente de la altitud, cada luna iluminando los sacos en el silencio de noches cubiertas de estrellas. En definitiva, hoy en día amigos sin los que probablemente hubiera descubierto las particularidades de una actividad que para mucha gente “no tiene sentido”.

Poco a poco comencé a conocer nuevas modalidades dentro de la montaña: la escalada deportiva, la escalada clásica, senderismo, escalada en hielo, alpinismo; a fijar nuevos objetivos y destinos: las vías de Dolomitas, Galayos y picos de Europa, el hielo en Austria y Francia, las ascensiones en Andes, Alpes y el Atlas…. Toda esta trayectoria me acercaba a las exigencias físicas y  técnicas que requiere algo con lo que siempre había soñado: Una Expedición en Himalaya.

Tras este largo camino lleno de experiencias y gentes, en la actualidad lo más difícil para mi no es la dificultad de la ruta a la que nos vamos a enfrentar, sino el esfuerzo a realizar para compaginar la preparación física con mi vida laboral y personal. Aun recibiendo el apoyo de todos cuantos me rodean, vivir a cientos de kilómetros de mi pareja, mi familia y de la sierra hacen que mi esfuerzo para estar a la altura de las circunstancias sea mayor. No obstante, pensar en el desafío planteado mediante este proyecto hace que saque fuerzas para entrenar cada día.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios