Una Feria en la que no sólo se habla español

  • Los extranjeros que visitan la semana grande de la capital se quedan impresionados con el color de las calles, la vitalidad que se respira en el ambiente y la gran concentración de gente

Comentarios 1

Entre la muchedumbre de malagueños con ganas de fiesta que se agolpa cada día de Feria en calle Larios y cada noche en el Real del Cortijo de Torres se encuentra un sector diferente de Feriantes. Los extranjeros que visitan durante todo el año Málaga también están presentes en su semana grande, ya sea por pura coincidencia de encontrarse con los festejos en su estancia o por su visita expresa al evento. Los colores de los que se viste el centro o la gran concentración de gente son algunas de las cosas que más llaman la atención a los que desde fuera ven lo más típico de la Feria.

El carácter alegre y colorido es lo que sobre todo sorprende a muchos de los visitantes en estas fechas: "me encantan las flores que se ponen en el pelo", afirma Voissana, una visitante procedente de Londres que, junto a su madre, se para en un puesto para comprar y colocarse el adorno en sus melenas. La joven y su familia caminan por calle Larios tratando de introducirse en la fiesta como uno más. Estos turistas londinenses confiesan que lo que más les llama la atención es: "Lo vivas y coloridas que se ven todas las calles", declara sonriente.

"Parece que esta aquí media España" afirma sorprendida Verónica, otra turista que viene desde Eslovaquia con su amiga Andrea. "Hay tanta gente... nunca habíamos visto algo así" confiesa Andrea. Y es que el lleno total del centro también impacta a los visitantes. "Además parece que todos se lo están pasando muy bien", afirma Natasha que viene con su pareja desde Nueva Zelanda en referencia al ambiente de diversión que se respira.

Algunos, como Natasha, se han encontrado de cara con la fiesta de casualidad: "ha sido una gran coincidencia ver todo esto, como turistas nos gustaría sentirnos con más experiencia aquí y estar más metidos en el ambiente", confiesa. A otros no les hace falta, Andrea y Verónica se valen de guías españoles que les enseñan los secretos de la Feria: "el vino fresquito y el tinto de verano", afirman entre risas.

Ante la disyuntiva de calle Larios de día o el Real de noche, algunos lo tienen claro: "Son diferentes, aunque creo que ésta es la auténtica fiesta de la ciudad" sentencian las dos amigas eslovacas. Otros como Yanne, un visitante finlandés que vuelve por novena vez a las fiestas de Málaga, prefieren sin embargo el Real de noche por su vida cultural: "En la Feria de noche puedes ver muy buenos conciertos, me encantaron los de Ana Torroja y Pastora Soler que vi hace ya algunos años".

Aunque desconocedores de las costumbres, muchos no han dejado escapar el sabor del Cartojal fresquito, imprescindible de la fiesta. En cuanto a la comida de Feriante que prefieren los turistas, la mayoría se queda con la paella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios