Ruedas encadenadas para los discapacitados

  • El Ayuntamiento ofrece préstamos gratuitos de materiales de movilidad durante la Feria, con algunas carencias

Salir a tomar una cerveza con el típico plato de arroz en alguna caseta del Real, bailar una sevillana en el centro de Málaga y divertirse en alguna atracción de Feria son requisitos imprescindibles que debe cumplir aquel que pisa el suelo de la capital durante las fiestas de agosto. Pero, lo que puede ser una tarea sencilla encadenada a un día de alegría puede transformarse en un sentimiento de desesperación e impotencia para aquellas personas que aunque quieren, no pueden realizar estas actividades.

Una sociedad cada vez más concienciada de las dificultades que sufren los discapacitados en sus quehaceres diarios, empieza a actuar y a eliminar las barreras que impiden desarrollar cualquier ejercicio cotidiano. La llegada de las vacaciones para muchos en estas fechas, junto a la celebración de la semana grande de la capital, hace que pasear por la Feria se convierta prácticamente en una rutina.

Este año, por primera vez, el Ayuntamiento de Málaga ofrece un servicio de préstamo gratuito de material de movilidad, como son sillas de ruedas o bastones que se ofertan a través de los puntos móviles situados a la entrada principal del Real de la Feria, en la Avenida de las Malagueñas y el ubicado en la calle de la Jábera.

Nada más atravesar el Real de la Feria, numerosas casetas instaladas para fomentar la seguridad durante los festejos se unen al final del pasillo, con un puesto donde varias sillas de ruedas encadenadas, para impedir su robo, cumplen la función de atender a aquellas personas que las necesiten durante la Feria. Un escaparate "atractivo" que llama la atención de malagueños y visitantes que lo contemplan y alaban, porque los minusválidos, este año, "sí podrán disfrutar plenamente de las fiestas", comenta Ana Rosas, vecina de la capital.

¿Pero qué ocurre cuando realmente se quiere adquirir una de estas sillas? La realidad es diferente. En varias momentos, sobre las 21:00 del jueves y las 15:00 de ayer viernes, Málaga Hoy se acercó a estas instalaciones para solicitar información sobre este uso. La sorpresa llegó cuando en las dos ocasiones no había nadie ni en el puesto ni en las cercanías que te informara sobre el tema. Tampoco Asistencia Sanitaria y Policía Local disponían de información sobre estas sillas, tan sólo llegaban a decir que "creían que abrían por la noche".

Dos grandes números de teléfonos decoran la especie de caseta, que durante la tarde del viernes, no estaba operativo. "Yo llevo trabajando aquí desde el sábado y que yo recuerde la habré visto abierta un par de veces" explicó uno de los camareros de una de las caseta que se situaba junto al puesto móvil. Adquirir una silla de ruedas para la Feria, en esta ocasión, se había quedado en un intento.

En este sentido, Raúl López, concejal de Accesibilidad, argumentó que el puesto estaba abierto de 22:30 a 02:30, debido a la escasa demanda que tenía: "En toda la Feria habremos tenido unas 25 personas que querían estas sillas". Además, "es un servicio de emergencia por si ocurre algo, se supone que todas las personas que tienen alguna discapacidad ya dispone de sus sillas o bastones". Asimismo, comentó, "después del cierre del puesto móvil la persona que quiera seguir disfrutando de la Feria tiene la posibilidad de quedarse con la silla hasta el día siguiente, tan sólo hace falta una fotocopia del DNI".

López, además, hizo énfasis en la mejora de accesibilidad para entrar al Cortijo de Torres para lo que se han reservado 43 plazas de aparcamiento con movilidad reducida y la adaptación de las líneas de la EMT para transportar a este tipo de personas. "Como novedad, 21 casetas del Real disponen de aseos totalmente adaptados para este colectivo", concluyó el concejal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios