1º festejo del abono del ciclo ferial

Tres horas interminables

  • El trofeo a Saúl Jiménez y la cogida a Alfonso Ramos fueron las notas más destacadas del encierro de Toros de la Plata · Faenas y vueltas al ruedo excesivamente largas prolongaron innecesariamente la novillada

Comentarios 2

GANADERÍA: Se lidiaron seis novillos de Toros de la Plata. Encierro bien presentado en líneas generales, aunque bajara el trapío en la segunda mitad del festejo. Novillada que pecó de falta de casta. Cuarto y sexto mansearon con descaro y la res que cerró la función tuvo más que torear. El primero sacó nobleza y fue aplaudido en el arrastre; el segundo repitió codicioso sobre el pitón derecho; el tercero se paró muy pronto y el quinto se rajó. NOVILLEROS: Saúl Jiménez Fortes, de azul rey y oro. Tres pinchazos y una estocada contraria (saludos). Estocada contraria (una oreja). Una entera desprendida de ejecución habilidosa (silencio en el que mató por su compañero herido). Alberto López Simón, de blanco roto y oro. Estocada delantera, baja y perpendicular. Metisaca caído y estocada desprendida. Petición de oreja en sus dos novillos, que la presidencia no concedió. Sus vueltas al ruedo fueron interminables. Adolfo Ramos, de corinto y oro. Resultó herido al entrar a matar al primero de su lote. Incidencias: Primera de abono. Alrededor de media plaza. Magnífica temperatura después de los días de calor sofocante que hemos padecido. Miguel Martín fue aplaudido al parear al tercero de la tarde. Parte facultativo: Adolfo Ramos fue atendido en la enfermería por el doctor Juan Pedro Luna, quien firmó el parte siguiente: "Herida contusa en la cara anterointerna tercio medio del muslo derecho con una trayectoria de diez centímetros que lesiona fibras del vasto interno, abductor mayor y menor y penetra en el canal de Hunter, sin lesionar vasos femorales. Pronóstico menos grave".

El malagueño Saúl Jiménez Fortes tuvo que matar tres novillos por cogida de su compañero Adolfo Ramos y al cabo del festejo resultó triunfador después de cortarle una oreja al cuarto de la tarde. Saúl se gustó lanceando a la verónica en el novillo que abría plaza, que metía muy bien la cara, pero que estaba muy justo de fuerzas. Quite por tafalleras artificiosas de López Simón. El novillo de noble condición se defendía si el engaño no iba a su altura natural. Redondos con trazos aceptables. El aspirante templó en dos naturales limpios y con sabor, aunque al cabo, a la faena le faltara armazón y transmisión a la res. El cuarto de la tarde salió corretón y manseó desde el primer momento de su lidia, pero luego en la muleta cogiéndole la distancia, no metía mal la cara y Jiménez Fortes acertó a pasarlo por ambas manos. El sexto correteó sin fijeza y pecó asimismo de mansedumbre. Tornillazos frente a la muleta y enganchones como consecuencia. Faena frustrada y excesivamente larga.

Alberto López Simón se mostró tan decidido como falto de naturalidad y con el capote evidenció notables carencias. Se arrodilló en los medios al principio de su faena y toreó en redondo aguantando la embestida repetidora. Su hacer es un híbrido que quiere parecerse a algunos matadores de toros y no sería mala cosa que se dedicara a torear lo que incluso podría hacer de forma aceptable, en vez de imitar falto de personalidad a César Jiménez o a Talavante por poner dos claros ejemplos. Estuvo decidido, insisto, pero tendrá que definirse. Frente al quinto, justito de casta, comenzó la faena encadenando varios muletazos por alto; luego en los medios lo intentó sobre la izquierda y el novillo pareció aceptar el envite de principio, pero se rajó enseguida y la faena ya careció de fundamento.

El tercero se paró muy pronto. Una serie sobre la derecha de Adolfo Ramos no terminó de cuajar porque le novillo remataba con la cara arriba y deslucía las suertes. El jovencísimo espada buscó las cercanías y logró algún muletazo de trazo largo; luego, el castaño salpicao buscó las tablas y allí, paralelo a las maderas, cogió a su matador cuando hacía la suerte suprema.

En resumen, un festejo interminable de difícil digestión que se prolongó a lo largo de tres horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios