La imagen más familiar de la fiesta

La imagen que mejor representa a la ciudad y a sus fiestas de agosto es el tradicional cartel de Feria. Como cada año los motivos flamencos, el mar, la plaza de toros o el escudo de la ciudad toman especial protagonismo en el diseño de estos carteles.

En ellos lo que se busca, ante todo, es la identificación del malagueño con las fiestas de su ciudad, además de servir como abanderado de la imagen de Málaga para la Feria. En este sentido, la directora del Archivo Municipal, Mari Pepa Lara, considera el cartel de Torres Mata, de 1995, como uno de los que con mayor acierto consigue representar el espíritu de la Feria malagueña.

Se trata de un novedoso cartel en el que los colores, la imagen y los trazos se combinan a la perfección para conseguir el aplauso del público. Esta premisa se impone en la elección del cartel de Feria seleccionado por Mari Pepa Lara, que asegura que el cartel de este pintor malagueño es uno de los que mejor representa a la Feria porque "rompe con los esquemas, ya que no hace alusión a tópicos como los bailaores ni a la Alcazaba y, sin embargo, es muy significativo de nuestras fiestas". En él podemos ver la imagen de una madre que coge en brazos a su hija. Ambas, vestidas de flamencas, parece que pasean por algunas de las calles de la ciudad bajo el sofocante calor del mes de agosto. "Es el retrato de dos generaciones en el que la madre enseña a la hija a amar la Feria de Málaga. Es una representación, sin duda, muy familiar, como la Feria".

Los colores adquieren especial protagonismo en este cartel. Los rojos y amarillos representan el sol y la fiesta. Sin olvidar el morado del mantón y el verde del lazo que hacen alusión a la bandera de la ciudad. Este colorido, sin duda, da más vida y movimiento a esta estampa familiar. Y entre tanta tradición también se deja paso a la novedad. De hecho, Torres Mata es el único que recurre al sello de la Feria de agosto como elemento anunciador de las fiestas. Su colocación tampoco deja indiferente, fijado en la parte izquierda de la imagen, donde adquiere mayor protagonismo. Lo mismo ocurre con el escudo de Málaga que, situado en la parte inferior, hace alusión a uno de los elementos más identificativos de la ciudad.

A diferencia de otros, la imagen representada por Torres Mata no se asemeja a las típicas fotografías de flamencas que posan ante las cámaras. Aquí lo estático da paso al movimiento. Igual ocurre con la tipografía de las letras que se utilizan y que se alejan de los típicos trazados regios que se emplean en otros carteles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios