Feria de Málaga

Una noche con mucho brillo y asientos firmes

  • Tamara y Chandé inauguraron con éxito el programa de actuaciones del Auditorio Municipal ante un público entregado

La noche comenzó flamenca con los teloneros Chandé. Tocaron canciones de su último disco, Calle de los sueños y del anterior. El público, de los 30 años en adelante, parejas y familias, se entregó desde el primero momento y fueron pocos los que se levantaron de sus sillas. Chandé tuvo gran acogida, sobre todo por un grupo situado en las primeras sillas del lado izquierdo, que aplaudían y cantaban sus canciones. Tanto se notó su presencia, que el artista les agradeció su entusiasmo.

La primera canción fue la primera de su último disco Déjate de tanta historia, a la que siguieron otras como Frío y solitario, Por ti me juego y Como puñales, del nuevo disco, y La niña del pelo negro del disco anterior, a cuyo ritmo únicamente una niña de unos 3 ó 4 años, subida en una silla, movía graciosamente las caderas. Chandé se despidió con su tema dedicado al Málaga que dedicó a los malagueños porque "gracias a ustedes el tema suena", aseguró, subiendo poco después a un nene de unos dos añitos que junto con el cantante levantó las manos muy implicado y como sabiendo que en ese momento atraía las miradas de todos los espectadores. Así, a las 23:45 Chandé abandonó el escenario dando paso a la protagonista. Las gradas se llenaron un poco más, hasta rellenar los huecos vacíos de las más bajas y cercanas al escenario. Las sillas, justo debajo de éste, estaban prácticamente completas.

A las 00:09 le tocó el turno a Tamara. Fue sobre esa hora cuando se presentó el primer concierto en el Auditorio y se dio a conocer un poquito sobre los inicios de la cantante que apareció minutos más tarde con un vestido de lentejuelas plateado y cantando el tema Si es verdad, de su nuevo trabajo Amores. Continuó con Nadie, también del nuevo disco y La distancia, canción de su trabajo de 2004, Canta Roberto Carlos. Después de estos temas saludó al público y cantó una con el toque flamenco que ha añadido en algunas de las canciones de su nuevo disco.

El gran cambio de ritmos amenizó la noche, intercalando baladas y boleros lentos con un pop más alegre. Además, en varias ocasiones, y para poder recoger casi todos los éxitos de sus ocho trabajos, jugó con los tonos y unió pequeñas estrofas de algunas canciones, como Lo mejor de tu vida, La carretera, Hey o Vuela alto, temas de Julio Iglesias que cogió prestados para su disco Lo mejor de tu vida de 2005. También hubo canciones del álbum Canta Roberto Carlos, como el famoso Gato que está triste y azul.

El concierto, con un total de 23 canciones y con un cambio de vestuario, también en tono plateado y lentejuelas menos brillantes y más grandes, finalizó con la canción Cada día, una de las canciones que más ha sonado del último álbum y que cantó también en noveno lugar. Hizo el amago de despedirse dando las gracias con su tema Celos, con un toque más alegre que hizo a la gente levantarse a bailar y fue entonces cuando un público de pocos saltos pidió otro tema, al que la artista y músicos accedieron cantando y tocando Si nos dejan. Y ya, con un público más animado, y antes de la última canción Tamara cantó junto a él el Cumpleaños Feliz a Diego, uno de los compañeros de equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios