Alain Guiraudie supera el "miedo a tratar el sexo en el cine" con 'El desconocido del lago'

  • El director presenta una gráfica reflexión sobre el deseo, una de las cintas mejor valoradas de Cannes

El SEFF proyecta en estos días, dentro de la Sección Oficial, El desconocido del lago, una de las películas que más llamó la atención en el pasado Festival de Cannes -ganó el premio al mejor director de la sección Un certain regard- y con la que Alain Guiraudie afirma haber perdido el "miedo" a tratar el sexo en la pantalla. Con esta intriga ambientada en una zona a la que acuden hombres para mantener relaciones sexuales, un relato inquietante en el que su creador admite ecos de Hitchcock, Fassbinder o Genet, el director francés quería "sacar el sexo de lo pornográfico y acercarlo a la poesía, porque en la pornografía no se exploran otros temas como la palabra, el deseo, el amor".

Guiraudie sospechaba que por un par de momentos explícitos -en pantalla se ven brevemente una escena de sexo oral y una eyaculación, fragmentos para los que se recurrió a dobles-, El desconocido del lago estaría rodeada de polémica, pero en las primeras presentaciones se sorprendió por el consenso que suscitaba su trabajo. "Me asombró la unanimidad que hubo en Cannes. Esperaba reacciones más divididas, la verdad", dice un autor que sabe que "evidentemente, un homófobo no va a venir a esta película. Las únicas reacciones negativas en Francia han sido por el cartel [en el que aparecen dos hombres besándose]". Ocurría, casualmente, en ayuntamientos conservadores cuyos políticos estaban en contra del matrimonio gay. "En mi país ha habido un resurgimiento de la homofobia, que estaba escondida porque cada uno estaba en un rincón, lo que hacían los homosexuales no afectaba a la sociedad. Pero en cuanto se empezó a hablar del matrimonio gay, se encendió todo", señala el director de un filme que tiene aún otra sesión programada en el SEFF, mañana en el cine Alameda, a las 22:30.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios