Una oportunidad única de conocer la identidad latinoamericana

Hace 200 años, América Latina logró salir del yugo de España. Progresivamente, los países del continente se independizaron del antiguo imperio español gracias a la reivindicación de su propia identidad. En esta lucha fueron decisivos distintos personajes que han pasado a la historia como libertadores, padres fundadores de unos países que hoy no rehuyen de su pasado colonial pero que viven con plenitud su propia condición nacional. Precisamente de España salió el proyecto de rendir homenaje a estos héroes nacionales latinoamericanos, con la producción de seis largometrajes que sirvieran para dejar testimonio en la historia. Ahora, concluida la serie, se presentan en Huelva por primera vez de forma conjunta en el Ciclo Libertadores, en el que Wanda Films es la protagonista principal.

José María Morales, responsable de la productora española, se encargó ayer de presentar la colección, que ha necesitado de varios años para completarse, ahora con los dos últimos títulos Bolívar, el hombre de las dificultades (2013), de Luis Alberto Lamata, y El niño rojo (O'Higgins) (2013), de Ricardo Larain, dedicados a la independencia de Venezuela y Chile, respectivamente. Los otros cuatro títulos son Revolución: el cruce de los Andes (2010), de Leandro Ipiña, sobre el general argentino San Martín; La Redota. Una historia de Artigas (2011), de César Charlone, sobre el libertador uruguayo; y las producciones mexicana y cubana Hidalgo. La historia jamás contada (2010), de Antonio Serrano, y José Martí: el ojo del canario (2010), de Fernando Pérez, y ya vistas anteriormente en el Iberoamericano.

"Éste es un proyecto ideado por Sancho Gracia hace unos años. Él debería estar aquí sentado con nosotros", refirió Morales al fallecido actor y productor hispano uruguayo. "Él -continuó- tenía claro que debíamos mostrar estos personajes bajados del caballo, en su faceta más humana, y es lo que hemos intentado hacer".

"Queríamos aprovechar el bicentenario de la independencia en distintos países, con la ayuda y generosidad de RTVE, para que América Latina contara su propia historia, la de sus libertadores", explicó José María Morales.

El éxito de todas las producciones ha sido notable entre el público. Hidalgo tuvo en México más de un millón de espectadores, y en Argentina, Revolución, 300.000. "Y en Cuba no hay nadie que no haya visto la película de José Martí", contó como ejemplo. En España, adelantó, el estreno será directamente en TVE en virtud de su acuerdo de coproducción.

Morales recuerda con cariño la realización del título dedicado al padre de la patria cubana, "rodada en condiciones muy complicadas tras dos huracanes devastadores". "Camilo Vives [mítico productor cubano, ya fallecido] nos dijo que no nos preocupáramos, que aquello era Cuba y estaban acostumbrados a sobrellevar las dificultades", contó.

El deseo de dar una visión diferente de cada personaje se vió en la película de Fernando Pérez, acercándose a su niñez, y también en la de Bolívar, la que cierra el ciclo, reflejando uno de los momentos decisivos y menos conocidos por el público, con su estancia caribeña en Haití en busca de apoyos para su causa.

"Son dos grandes libertadores con los que empezar y terminar la serie. No habrá más películas. Todo tiene su principio y su final, como ya pensó Sancho Gracia en su día", aseguró José María Morales, quien reivindicó su figura en Uruguay, donde "era una persona muy querida, como pudimos comprobar cuando fuimos para trabajar en La Redota", recordó el productor de Wanda Films.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios