Silencio, sensores y sol en el debut de Alonso con el nuevo Ferrari

  • Un problema hidráulico arruinó parte de la jornada que comenzó a las 8:45 horas de una gélida mañana en la que se rozaba el punto de congelación

  Subirse a un coche nuevo genera  ilusión a todos. No es diferente para Fernando Alonso, que hoy  estrenó su Ferrari para la temporada 2012 de Fórmula 1 en silencio,  con el calor del sol y de los aficionados de Jerez y atento a los  datos que generaban los sensores de su máquina.  

 Un problema hidráulico arruinó parte de la jornada que comenzó a  las 8:45 horas de una gélida mañana en la que se rozaba el punto de  congelación. Unos pocos fotógrafos esperaban que el español entrara  en el garaje, se pusiera el casco y se metiera por primera vez en el  agresivo y revolucionario F2012, cuyo morro con escalón ha sido unos  de los temas más comentados en twitter los últimos días.  

 Mono rojo, traje de faena y gafas oscuras para taparse de un sol  que apuraba aún sus últimos minutos de sueño.  

 Primera vuelta a las 9:09. Para entonces, ya se había despertado  el sol, que con el paso de las horas fue calentando el ambiente y el  asfalto.  

 "El principal objetivo es recopilar datos", insistía Ferrari a  través de twitter. Es el mensaje estándar de los últimos días.  

 El nuevo auto de la "scuderia" ya pisó la pista el martes y el  miércoles con Felipe Massa, pero hoy fue el momento del gran capitán,  Alonso, el elegido por la "scuderia" para acabar con una sequía que  dura desde 2007.  

 Mientras Sebastian Vettel, actual campeón del mundo, y Lewis  Hamilton expresaron al final de la jornada las primera sensaciones  tras sus respectivos estrenos con el Red Bull y el McLaren de 2012,  Alonso se guardó la ilusión, la decepción o lo que haya notado.  

 Tras dar 67 giros y marcar un mejor tiempo de 1:20,412 minutos, el  séptimo de la jornada, sólo habló con sus ingenieros. Tiempo de  analizar. Mañana sí contará a todos cómo ha sido el nacimiento de su  tercer Ferrari.  

 Entre los asuntos encima de la mesa para el estudio estuvo seguro  el problema hidráulico sufrido a las 14 vueltas y que le tuvo en el  garaje casi hora y media. Aprovechando el parón, repuso fuerzas.  

 También lo hizo la afición, que acudió al trazado en mucho mayor  número que en los días previos. Aunque sea feo, el F2012 regenera la  ilusión y hace olvidar las decepciones de los últimos años. Al menos  hasta que el 18 de marzo en Australia el Ferrari pase su primer  examen serio ante los rivales.  

 Solucionado el problema hidráulico, Alonso ya pudo completar giros  y acumular kilómetros a velocidad constante con un coche "lleno de  sensores", según el equipo.  

 La mala temporada pasada ha provocado que la "scuderia" se decante  por un modelo "agresivo" y revolucionario cuyos resultados son una  incógnita.  

 "Hay mucho margen de mejora. No estoy feliz de dónde estamos en  este momento, aunque en términos de rendimiento y fiabilidad estamos  bien", dijo hoy después de la sesión Pat Fry, responsable del nuevo  chasis y que definió su estado de ánimo con un enigmática  construcción: "Razonablemente contento".  

 No es momento en pretemporada de fijarse en los tiempos, insisten.  Pero que Alonso fuera el segundo piloto con menos kilómetros hoy fue  un contratiempo.  

 "No hemos tenido problemas de fiabilidad hasta hoy", destacó Fry.  "Es un momento de mucha presión en el que hay que tomar decisiones  muy rápido", aseguró sin esconder la exigencia que hay en el equipo  rojo.  

 Fry no vendió ilusión. ¿Un mensaje para los "tifosi"? "Estamos  trabajando duro".  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios