La lluvia no puede con la afición

  • Rosberg logra el mejor tiempo con la pista semiseca y Alonso acaba con el cuarto · Más de cinco mil personas en las gradas

El invierno más pasado por agua que se recuerda no se quiso perder el estreno en 2010 de la Fórmula 1 en el Circuito de Jerez y dejó pasados por agua a los aficionados que en número superior a los cinco mil desafiaron a una jornada de perros, pudiendo disfrutar sólo a medias del estreno de Fernando Alonso a bordo del Ferrari F10. El asturiano completó 88 giros al trazado jerezano, la mayoría de ellos a partir de las dos de la tarde, cuando muchos simpatizantes abandonaban las tribunas debido al mal tiempo reinante.

Alonso estrenaba caja de cambios y algunas piezas del sistema de suspensiones, pero esta vez las previsiones meteorológicas no se equivocaron y una lluvia tímida hacía acto de presencia justo cuando los primeros pilotos salían a la pista a eso de las nueve de la mañana. A partir de entonces la pertinaz lluvia no dejó de caer en toda la jornada, lo que motivó no pocos problemas para algunas escuderías, caso por ejemplo de Virgin GP y Timo Glock. El alemán esperó estoicamente cuatro largas horas en el muro y sólo pudo llevar a cabo cinco vueltas, y a última hora, al Circuito de Jerez tras dos salidas fallidas durante la mañana.

Nico Rosberg firmó el mejor tiempo con un discreto 1:20.927 cuando la pista jerezana todavía estaba semiseca. Durante los primeros minutos de la sesión de entrenamientos se produjeron los mejores tiempos. Fernando Alonso vio cortada su progresión hacia las diez de la mañana, cuando sobre el circuito cayó un primer chaparrón fuerte. El asturiano había realizado hasta ese momento un mejor tiempo de 1:22.895, el cuarto de la jornada. Sebastien Buemi, con Toro Rosso, estuvo cerca del Mercedes GP de Rosberg, pero la lluvia terminó por condicionar la primera jornada de entrenamientos.

A partir de entonces, los pilotos se tomaron las cosas con mucha más calma. Fernando Alonso y Nico Hulkenberg, a la postre los dos que más vueltas dieron al trazado de la carretera de Arcos, hacían tandas cortas de aproximadamente 15 vueltas y entraban y salían de sus respectivos boxes.

Durante muchos minutos, el español y el alemán eran los únicos que se mantenían en pista, hasta que hacia las doce de la mañana hubo un importante parón justificado por la rotura de motor (Renault) del Red Bull -que se había presentado horas antes- de Mark Webber. Bandera roja en el circuito y actividad nula durante casi media hora, hasta que a las 12:48 se volvía a abrir la pista, aunque solamente Sebastien Buemi y Vitantonio Liuzzi se atrevieron a realizar algunas vueltas dado que a esa hora la lluvia arreciaba en el trazado jerezano.

Hora y media más tarde de su última aparición, Fernando Alonso volvía a pista (14:26) completando 15 vueltas al trazado y firmando hasta ese momento el mejor tiempo en condiciones de mojado de la pista: 1:29. Poco después, el asturiano rebajaba ese crono hasta el 1:28.743, su mejor tiempo en mojado, y no demasiado lejos del 1:28.365 de Hulkenberg o el 1:28.893 de Rosberg.

Los minutos finales de la primera sesión de entrenamientos privados en el trazado jerezano depararon una desigual lucha entre Liuzzi y Alonso que se acabó llevando el asturiano pasando al Force India en 'Dry Sack' tras un par de vueltas de 'estudio'.

A falta de siete minutos para la conclusión de los entrenamientos, el coche de Nico Rosberg se paró en la curva Sito Pons con un problema de motor. De nuevo bandera roja en el Circuito y fin de la primera jornada de pruebas en el trazado jerezano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios