Fórmula 1

El reinado de Mosley llega a su fin tras casi 20 años

En los casi dos decenios que estuvo al frente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Max Mosley nunca eludió una confrontación. Ahora llega el final de su reinado, que dura desde 1991. Mañana se elegirá a su sucesor como presidente del organismo e incluso en el último momento no puede evitar tomar partido.

El dirigente de 69 años deja un herencia deslumbrante y complicada. Junto con Bernie Ecclestone conformó y dirigió la Fórmula 1, se enfrentó a los poderosos constructores y superó incluso un delicado affaire sexual. "Ha llegado la hora de dar un paso atrás y gozar de una vida mucho más tranquila", dijo Mosley a los 221 miembros de la FIA, que mañana designarán a su sucesor entre el francés Jean Todt, su favorito, y el finlandés Ari Vatanen.

Uno de los mayores legados de Mosley es la reducción de los peligros en la Fórmula 1. Desde el terrible fin de semana de Imola en 1994, cuando murieron el austriaco Roland Ratzenberger y la leyenda brasileña Ayrton Senna, luchó sin cesar por más seguridad en el deporte. Y otra vez impuso su criterio. "Eso de que me quitaron el poder es un cuento. El Campeonato Mundial sigue estando en manos de la FIA", subrayó.

Mosley, junto con Ecclestone, hizo saber a los equipos quién era el que mandaba. Los equipos se quejaron una y otra vez de los cambios de reglamento y exigieron mayor transparencia. El habilidoso Mosley, que habla cinco idiomas, no se mordió nunca la lengua. Y quien le pinchaba debía escudarse bien.

"A la gente le gusta cuando alguien repele con energía los ataques", dijo hace poco aludiendo a su proceder en el caso del vídeo, que provovó que exigieran su dimisión. No se dejó tumbar, sino que se sometió a un voto de confianza y recibió un respaldo mayoritario. En 1991 demostró su habilidad en las campañas electorales al suceder al francés Balestre en la jefatura de la autoridad automovilística, la FISA. Hace nueve años superó con éxito una primera revolución de palacio, cuando jefes de equipo como Dennis, Jordan y Williams se rebelaron contra él.

Mosley aún hizo temblar una vez más a sus enemigos cuando coqueteó con la idea de echarse atrás sobre su retirada. Pero al final, decidió que se iba. Llegó el fin de su era.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios