Alfombra torera

  • Los Grammy evidencian que la música transgrede las tendencias

Torera pero no sólo por la montera de Madonna o el Giambattista Valli rosa capote de Rihanna, sino también por la garra, la fuerza, la valentía y la pasión -aunque no por la moda, precisamente- de sus célebres invitadas. La red carpet de los Grammy se ha caracterizado por la transgresión de las figuras musicales más relevantes del panorama internacional, que han vuelto a dejar patente que la música no sigue las pautas marcadas por la moda, ni mucho menos. Sí la de los grandes diseñadores, en sus versiones más arriesgadas.

La ya mencionada Madonna puso la nota estrafalaria a la noche con un look sin desperdicio. O sí. La 'ambición rubia' lució un outfit de Givenchy que recordaba a los trajes de luces (hombreras y montera incluida) de corpiño, medias de rejilla, guantes de cuero y botas de caña alta. Un atuendo tan llamativo como el de Kim Kardashian, vestida sugerentemente de Jean Paul Gaultier, o el de Lady Gaga, con una creación de aplicaciones plata de Brandon Maxwell. Los brillos también fueron los protagonistas de los vestidos de Beyoncé, de Proenza Schouler, y de Katy Perry, de Zuhair Murad.

Mucho más discretas acudieron a la cita musical más importante del año Miley Cyrus, con una creación cut out color negro de escotazo en la espalda de Alexandre Vauthier, o Ariana Grande, ataviada con un bonito vestido blanco con detalle plateado firmado por Versace. Por un tono plano, en su caso turquesa, también se decantó Taylor Swift, una de las más elegantes de la noche con un diseño espectacular de Elie Saab, que dejaba sus interminables piernas al descubierto y que combinó con sandalias altas color fucsia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios