Antonio Banderas vive un intenso Domingo de Ramos

Al frente de su devoción, tal como lo proclamó el domingo anterior en el pregón de la Semana Santa malagueña. Antonio Banderas volvía ayer a ser mayordomo (capataz) del trono de la Virgen de Lágrimas y Favores en un radiante Domingo de Ramos. Junto a las maniobras del trono en el interior del templo se encontraban cerca del actor su esposa, Melanie Griffith, y su hija, Stella del Carmen, y como testigo de excepción, la baronesa Carmen Thyssen.

"Yo creo que ya está, ya no hay más nada. La Semana Santa la utilizo como metáfora. Vendré, me pondré mi capillo (antifaz) y el año que viene también haré mi salida con el resto de los hermanos", resumía Banderas instantes antes de iniciarse la procesión. Mientras ultimaba detalles Banderas ha pedido que ahora le permitan colaborar con Málaga a través de la Fundación Lágrimas y Favores, que preside.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios