En los Bafta brilla el buen gusto

  • El desfile en los premios del cine británico destacó por su estilismo y glamour a diferencia de la 'osadía' en los Grammy.

En la noche del domingo se celebraron dos de las galas más importantes dedicadas al cine, los Bafta y a la música, los Grammy, en Londres y en Los Ángeles, respectivamente.

En ambos eventos los artistas se dejan ver con sus mejores galas, o al menos lo intentan. Si por refrán las comparaciones se saben que son odiosas, la ciudad de Los Ángeles en este caso es la gran perjudicada por recoger en el fotocall al mayor número de artistas extravagantes.

Los músicos e invitados desfilaron con extraños atuendos, así Paris Hilton rescató del armario su mini vestido Versace de hace cinco temporadas mucho más propio para la primavera o el verano. Tampoco Miley Cyrus hizo una buena elección con un vestido negro poco juvenil para su edad y unos pendientes demasiado austeros y brillantes. Paul McCartney contrarrestó su vestimenta informal con su particular sentido del humor, así como Jennifer Nettles, muy feliz por sus dos gramófonos.

En Londres el glamour estuvo más presente con una espectacular Sharon Stone, cada vez más joven, una clásica Penélope Cruz y la pareja del año formada por Brad Pitt y Angelina Jolie, ambos también de corte clásico. Goldie Hawn ataviada de negro, apenas pudo esbozar una sonrisa tras las innumerables operaciones de cirugía a las que se ha sometido y en contraposición una jovencísima actriz Frida Pinto, vestida con un diseño de Oscar de la Renta que deslumbró con luz propia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios