Bisbal es el más dulce y Mercedes Milá, la ácida

  • La gala de los Premios Naranja y Limón reunió a personajes del mundo de la cultura, la política y el arte.

La peña periodística Primera Plana reunió la pasada noche del lunes a personajes del mundo de la cultura, la política y el arte para celebrar la 39 edición de los Premios Naranja y Limón, en la que llamó la atención la ausencia de los más 'ácidos'. Una cita en la que se reconoció el buen rollo con los medios de personajes como David Bisbal, Manolo Escobar, Trinidad Jiménez o Miguel Ángel Revilla, que acudieron a la entrega llenos de orgullo por la respuesta de los periodistas ante su actitud. No obstante, y mientras Bisbal besaba su Premio Naranja por ser el más dulce, respetuoso y amable con la prensa -un trato que ha ido a peor en los últimos días tras el bautizo de su hija Ella y el supuesto veto del cantante a un programa de televisión, que provocó cierto enfado del almeriense con algunos reporteros allí presentes-, la periodista Mercedes Milá no acudía a recoger el premio contrario, el agrio Limón, al estar fuera de España. Aún así, la presentadora hizo llegar una nota en la que confesaba estar feliz con el reconocimiento. Algo que, según sus propias palabras, "siempre ha estado esperando".

Por la puerta grande salieron Trinidad Jiménez y Miguel Ángel Revilla, premiados con Naranja Extraordinaria y Naranja Especial respectivamente, que coincidieron en que este premio no es más que ser amable y respetuoso con la prensa. No menos feliz estaba Manolo Escobar, que tras medio siglo de carrera recibió el Premio Mandarina. Todo lo contrario que la ministra de Sanidad, Leire Pajín, que no salió sobre hombros, sino muy mal parada, al ser premiada con el Limón Especial y no acudir a la cita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios