Blindaje en torno a Michelle

  • La primera dama norteamericana y su séquito llegarán este mediodía al lujoso complejo hotelero de Villa Padierna, entre fortísimas medidas de seguridad a cargo de los servicios estadounidense y español

Ha llegado el Día D o, más bien, el Día M. La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, su hija pequeña, Sasha, y parte de su séquito llegarán hoy a Málaga para pasar unos días de vacaciones privadas en la Costa del Sol. Se alojarán en el lujoso hotel Villa Padierna, ubicado en Benahavís, hasta el domingo y harán una visita oficial a Palma de Mallorca para reunirse con los Reyes de España. Esta ha sido la única información oficial que se ha podido confirmar a lo largo de toda esta pasada semana desde que se anunció la visita de Michelle Obama por motivos obvios de seguridad.

Los responsables del hotel esperan que llegue al recinto entre las once y media y las doce del mediodía, por lo que se estima que aterrizará sobre suelo español hacia las once. Michelle Obama viaja en avión privado aunque se desconoce si llegará al aeropuerto de Málaga, a alguna de las bases militares próximas (Rota o Morón) o a algún otro aeropuerto. Lo que sí se prevé es que, un vez baje del avión, tome un helicóptero y aterrice directamente en el helipuerto del hotel.

Durante estos días, la seguridad norteamericana y agentes de los distintos cuerpos de seguridad españoles han peinado el entorno del hotel y ha cerrado un perímetro de seguridad para que no haya ningún problema. Se ha acordonado la playa y distintas partes del recinto. El hotel estará completamente cerrado a la prensa y a los curiosos, aunque se quiere transmitir una sensación de normalidad, más que nada porque se trata de un viaje privado y porque la esposa del presidente de EEUU no estará sola sino que el hotel tendrá más clientes que no tienen nada que ver con la primera dama estadounidense. Ricardo Arranz, propietario del Villa Padierna, asegura que Obama, sus amigos y todo el personal de seguridad han reservado 60 habitaciones del complejo, en torno a un tercio del total. Se quiere dar un servicio perfecto no sólo a la familia Obama sino a todos los huéspedes por lo que la cadena Ritz Carlton, gestora del complejo, ha traído a profesionales de otros hoteles de su red en Europa para que no se escape ningún detalle en estos días.

Arranz repitió ayer a este diario que Michelle Obama "no ha pedido ninguna exclusividad en el trato y lo único que han pedido es discreción". Su intención es pasar unos días de relax con sus amigos por lo que"no se ha establecido ningún tipo de protocolo". Arranz aseguró que no se le va a hacer un recibimiento especial y "si hemos puesto una gran bandera norteamericana junto con la española en el hotel ha sido simplemente por deferencia".

La Subdelegación del Gobierno no ha querido informar sobre el despliegue policial español en la zona aunque se ve a simple vista ya que, además de Obama, Arranz afirma que el primer ministro británico David Cameron también está en Marbella de vacaciones en una casa particular, si bien se desconoce si hará una visita a Michelle Obama. El sábado, un día antes de la partida de la primera dama, el Villa Padierna organizará un evento que contará con la actriz Eva Longoria y el actor malagueño Antonio Banderas, con la incógnita de si el propio presidente, Barack Obama, podría estar presente.

El hotel subraya que todo está preparado para que nada falle en esta visita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios