Campanario gana a Belén Esteban en la batalla por la prensa

Un reencuentro inesperado con Belén Esteban en Madrid, sonrisas y respuestas para la prensa... ¿Qué le ocurre a María José Campanario? La mujer de Jesulín de Ubrique parece haber comenzado una nueva etapa en su vida en la que los malos rollos, los enfados y el silencio se quedaron atrás, en el pasado.

Todo comenzó en la inauguración del Salón de la Moda Flamenca en Sevilla. La Campanario recibió amablemente las preguntas de los diferentes medios de comunicación; sin excepción. Gesto que dejó a los asistentes boquiabiertos. La pregunta que más le hicieron fue, como era de esperar, los dos besos que intercambió con la ex de su marido, Belén Esteban, y ella respondió con una sonrisa de oreja a oreja y sin impedimentos. Risa aquí, carcajada allá, lo que mostró fue que este reencuentro ha marcado un punto de inflexión en su relación con la prensa. Actitud que nada tiene que ver con la de su máxima rival en el programa de televisión que copresenta, donde dijo que los besos de Atocha sólo fueron de compromiso y por sus hijas. Además, dejó claro que el acercamiento fue un paripé y que todo lo que ha dicho de ella lo recalca y reafirma.

Distintas versiones que los medios han comentado desde sus diversas plataformas y que ponen la corona a María José Campanario por su agradable actitud.

A pesar de todo, esta nueva imagen de la mujer del torero no termina de convencer a todos, que piensan que se trata tan sólo de un protocolo a su propia persona y que es todo un montaje para que no vayan a degüello contra ella. Lejos quedaron las malas contestaciones, el silencio por respuesta y los insultos; semblante que no resulta nada creíble para muchos, que comparan esta nueva Campanario con una estrategia. Marketing para no dar que hablar y mucha falsedad.

Si estas risas reflejan la verdad o la mentira poco tiene que investigar. Lo único cierto es que gracias a su nueva forma de tratar a los medios, estos están contentos y ella vive más tranquila.

Si todo es producto de la mentira, sólo el tiempo lo dirá...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios