Cayetana, libre bajo el sol de Ibiza

  • Estos últimos días de vacaciones la duquesa de Alba se encuentra acompañada de su novio, Alfonso Díez, en una isla donde disfruta de la playa y los paseos marítimos como cualquier otra turista de la zona

Igual que cada verano, la duquesa de Alba se ha desplazado a Ibiza para pasar una temporada estival en la que, esta vez, se ha dejado acompañar de su querido Alfonso Díez. Así, el funcionario llegó la tarde del lunes de la semana pasada a la casa que ella posee en Cala Salada y ya ha sido fotografiado junto a su querida 'porcelanita' (cariñoso apodo con el que suele dirigirse a su novia) paseando por las calles del pueblo de Santa Gertrudis y comprando en los mercadillos del lugar esas prendas y complementos hippies que tanto le gustan a Cayetana.

Aparte, la aristócrata no ha dejado de bajar ni una sola jornada a la playa, hasta donde suele desplazarse junto con alguien de su personal de servicio para tomar el sol -siempre con precaución- o bañarse en el mar con "accesorios" tan apropiados como esa colchoneta azul que la ayuda a flotar mejor, por un lado, y que le permite hasta realizar unos ejercicios con las piernas gracias a los que se mantiene aún más ágil todavía de lo que, en las últimas épocas, está demostrando.

Haciendo de su capa un sayo -y luchando por su relación con el funcionario, nunca mejor dicho, contra viento y marea-, la duquesa continúa adelante apostando por un amor que, a sus 84 años, le ha devuelto la juventud. De hecho, con una figura mucho más delgada, Cayetana no ha tenido inconveniente en aparecer ante los objetivos de los fotógrafos luciendo unos muy sexys biquinis que, en diversos tonos, siguen corroborando la teoría de que es una de las mujeres más atrevidas y elegantes de España. Es más, según la revista Vanity Fair, estaríamos hablando de una de las celebridades mejor vestidas del mundo, calificación que acaba de compartir con el actor Javier Bardem y otras como Lady Gaga.

Respecto al mencionado Díez -el cual, que se sepa, aún no cuenta con el beneplácito de los hijos de su novia-, se ha sabido que, de origen palentino, es tío de Rocío Martín, esposa, a su vez, de Felipe Zulueta (preparador físico de la infanta Elena con el que, en algún momento, se ha relacionado sentimentalmente a ésta última). De esta forma, los lazos entre Alfonso y la Familia Real son más cercanos de lo que hubiera parecido y, esta posición, le situaría en un mejor lugar social a la hora de emparejarse con una noble para la que, no obstante, esas diferencias de clase no poseen importancia alguna.

Viajando continuamente de un lugar a otro, la duquesa ha realizado, a lo largo del mes de agosto, una auténtica gira por la geografía española pasando por puntos tan diversos como Santander -ciudad en la que vivió la Feria de Santiago y acudió a los toros para ver a Cayetano Rivera- o Marbella -donde se reencontró con su hijo Fernando durante los días en los que Michelle Obama se desplazó a la localidad malagueña-. Con un trato, en general, bastante amable con los medios de comunicación, nuestra protagonista ha pedido a los reporteros una tregua para poder estar tranquila y, algo enfadada, ha sido captada por las cámaras de televisión en dicho estado de turbación.

Sea como sea, estamos seguros que se trata de agitaciones transitorias que, pronto, nos devolverán a esa Cayetana feliz que, por lo pronto, reserva sus mejores sonrisas para ese caballero que le ha devuelto la ilusión en muchos sentidos y que quién sabe si no podría convertirse, de aquí a un tiempo, en el próximo duque de Feria…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios