Cibeles Fashion Week cierra con falta de creatividad

  • La clausura de la pasarela madrileña, de la mano de Elio Berhanyer, estuvo carente de novedades, aferrándose a lo seguro en tiempo de crisis.

Comentarios 1

Falta de riesgo e imaginación resumen la tónica general vivida durante las seis jornadas de la Cibeles Madrid Fashion Week y que culminaba en esta semana. La 52 edición de Cibeles llegaba a su fin con el cordobés Elio Berhanyer como encargado de cerrar el telón, que sigue siendo un maestro para preservar la elegancia clásica, la que no pasa de moda y donde trajo como protagonista su vestido de torera. Pero la rutina ha prevalecido. En esta convocatoria han participado medio centenar de diseñadores con desfiles poco arriesgados y calcados a ediciones anteriores para la temporada primavera/verano 2011. La moda española parece vivir en un vacío de creatividad a fin de aferrarse a lo seguro en tiempos de urgencias.

Los últimos desfiles también estuvieron en manos de Kina Fernández, Davidelfin, Juanjo Oliva, Javier Larrainzar y Amaya Arzuaga, que sin duda es una de las favoritas en esta última edición, presentado AA Mille y prêt-à-porter, además, desfilará en París en la semana de la moda. Destacó también la colección de Lydia Delgado, cargada de sutilezas y prendas muy femeninas bajo el nombre de Garden in Love, donde se aleja de propuestas anteriores más lenceras y agresivas.

En el remate de Cibeles se celebraron la entrega de premios de L'Oréal y la mejor colección fue para Teresa Helbig, la joven diseñadora catalana se alza con el premio debido a sus propuestas de una primavera-verano relajada y repleta de naturalidad y sencillez, con aires setenteros y en donde el blanco es el protagonista junto al movimiento que consiguen sus vestidos, las aplicaciones en cuero, y los zapatos, una revisión del clásico mocasín.

Las propuestas más originales han sido llevadas a cabo por los sevillanos Victorio&Lucchino, que a través de su nueva colección denominada Capricho Natural han vestido a una mujer con efectos y valores naturales, estampados de flores al más puro estilo del sur y con un toque étnico a través de plumas apaches y de cascabeles. "Nos hemos inspirado un poco en las fiestas de disfraces en Studio 54, en Nueva York, y lo hemos utilizado en los volantes y flecos dando como resultado esta concepción. Todo es nuevo. Vestimos a un chico atrevido porque priman los 'shorts' como novedad. Caprichos a base de colorido, colores muy fuertes en él como los rojos", comentaban el pasado domingo en Ifema.

Jesús del Pozo, Adolfo Dominguez, Roberto Verino y Torreta o Ángel Schlesser son los diseñadores que nadie pondrá en duda en esta edición por ser sus colecciones perfectamente correctas, funcionales, lo que en la calle se llama ponibles, y que pueden pasar del show a sus respectivas tiendas casi sin adaptaciones. Los diseñadores del panorama nacional ya trabajan en las colecciones otoño/invierno 2011. ¿Serán más sorprendentes?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios