Cibeles, un buen antídoto contra la crisis

  • La 'Fashion Week' de Madrid cierra sus puertas tras hacer alarde de la heterogeneidad y el buen hacer de la moda española con un espectáculo en cada desfile.

La mujer más femenina, atrevida, pero, sobre todo, elegante ha sido el referente de los diseñadores que han presentado sus colecciones para la temporada otoño-invierno del 2010-2011 en esta edición de Cibeles Madrid Fashion Week, que ayer, y tras seis intensas jornadas, cerraba sus puertas. Casi una semana de buena moda, en la que no se ha dejado notar demasiado la crisis y por la que han pasado las propuestas de, ni más ni menos, cincuenta y un profesionales; entre veteranos y novatos en el arte de diseñar. Un excelente contraste de estilos y tendencias en el que ha habido cabida para todo, y con el que ha sido fácil echar a volar la imaginación. Cuarenta y tres desfiles como el mejor escaparate de la moda española que ha llevado a los amantes de la misma hacia mundos diferentes y que se ha dejado seducir por todo tipo de mezclas cromáticas, así como de un variopinto cartel de texturas. Un sinfín de conceptos, pues cada colección es un reflejo de la personalidad de su creador, que han tenido un punto en común, el buen gusto.

La veteranía de Victorio&Lucchino, Adolfo Domínguez, Elio Benhanyer, Roberto Verino, Jesús del Pozo o Javier Larraínzar, entre otros tantos, que junto al color de Agatha Ruiz de la Prada, la magnífica puesta en escena de Andrés Sardá, la juventud y valentía de El Ego o el buen hacer de Hannibal Laguna, hicieron de cada desfile un espectáculo.

Si la mujer ha destacado por algo en esta edición ha sido por su feminidad, ni el juego con las tendencias más andróginas de algunos de los modelos de David Delfín, hicieron que el estilo más sensual de las féminas destacara sobre la pasarela. Los diseños para esta temporada ha presentado unas inmejorables propuestas para la moda de noche, de día, de sport o interior; una extensa lista de opciones para cada ocasión o parte del día. Pero Cibeles también ha sido en este 2010 fiel reflejo de la heterogeneidad creativa de la moda de este país, y no sólo con un digno espectáculo de creaciones ultra femeninas, sino también en los diseños para él. Lo masculino no faltó sobre la pasarela con todo tipo de prendas y alternativas para el hombre.

Cibeles: luces, música y caras conocidas, pero sobre todo amor por la moda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios