Conrad Murray se declara no culpable

  • El médico de Michael Jackson acudió este lunes a unos juzgados de Los Ángeles para hacer frente a una acusación de homicidio involuntario con una pena máxima de cuatro años de prisión.

La Fiscalía de Los Ángeles presentó ayer cargos contra el que fuera médico personal de Michael Jackson, Conrad Murray, a quien acusa de homicidio involuntario por la muerte del Rey del pop el pasado 25 de junio.

El médico de cabecera del  cantante llegó con gesto serio y acompañado de su  abogado y cuatro oficiales a los juzgados próximos al aeropuerto  internacional de Los Ángeles, donde fue recibido entre gritos de "asesino, asesino" por parte de un grupo de fans. El galeno, que no iba  esposado, llevaba traje beige y corbata roja. 

En la documentación presentada para el juicio se asegura que el doctor "mató sin premeditación a Michael Joseph Jackson". Murray, por tanto, es acusado de haber actuado "fuera de la ley" y sin la debida "precaución y cautela". No obstante, la fiscalía señala que el doctor actuó "sin malicia", por lo que no se considera que su comportamiento sea merecedor de un "delito grave", así que Murray se enfrenta a una pena máxima de cuatro años de prisión.

La decisión de la fiscalía, aunque esperada y anticipada por los medios de comunicación desde hacía semanas, ha sido criticada por Joe y LaToya Jackson, padre y hermana de Michael, que confiaban en que Murray se enfrentase a un mayor castigo. "Pensaban que los cargos deberían haber sido más serios que homicidio involuntario. Hubo una desconsideración por la seguridad de la vida humana", comentó Brian Oxman, el abogado del patriarca del clan Jackson, a la entrada de los juzgados.

Joe y Kathryn Jackson, padres del 'Rey del pop', y su hermano Jermaine acudieron ayer también a la corte para asistir a la apertura del proceso judicial contra el médico, que ha manifestado se declarará no culpable del delito.

Decenas de medios de comunicación y algunos fans del artista acudieron a la entrada de los juzgados a esperar la aparición del doctor, quien está previsto que quede en libertad bajo fianza. Se estima que Murray abonará 25.000 dólares (18.200 euros) para evitar la prisión preventiva y posteriormente abandonará Los Ángeles rumbo a Las Vegas o a Houston, como informaban ayer algunas webs.

Durante los siete meses que ha durado la investigación por la muerte de Michael Jackson, Conrad Murray ha sido considerado ante la opinión pública el principal responsable del fallecimiento del artista, si bien las autoridades no le habían acusado oficialmente hasta ayer.

Michael Jackson murió súbitamente el 25 de junio por una "intoxicación aguda" de fármacos y sedantes, según el informe forense, que señaló al propofol como desencadenante del suceso.

En los interrogatorios Murray admitió haber suministrado a Jackson una serie de medicamentos, entre ellos el potente calmante de uso hospitalario propofol, para ayudarle a conciliar el sueño debido a su insomnio. El doctor aseguró que Jackson consumía esa sustancia de forma habitual y que solía llamarle "leche".

Murray, que ganaba 150.000 dólares mensuales (10.900 euros) por atender a Jackson en exclusiva, explicó a la policía que tras administrarle propofol esperó junto a él hasta que el fármaco hizo efecto y después se ausentó varios minutos para usar el servicio. En agosto Murray realizó su única declaración pública a través de un vídeo en internet. "He dicho la verdad y tengo fe en que prevalecerá", sostenía en dicho documento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios