Crónica de una crisis anunciada

  • La cantante Marta Sánchez y su marido, Jesús Cabanas, pasan por uno de sus momentos más difíciles y podrían haber decidido darse un paréntesis y un periodo de reflexión en su relación matrimonial

Comentarios 1

Marta Sánchez -a la que se vio sola en el enlace de Lolita- y Jesús Cabanas han decidido, según una información cada vez más extendida, pensar en qué punto está su matrimonio y qué va a suceder, a partir de ahora, entre ellos. Así, la cantante se encontraría en la vivienda que la pareja posee en Madrid, haciendo de ella su refugio entre concierto y concierto de verano, y el publicista habría ocupado la casa de ambos en Ibiza en compañía de la pequeña Paula (la cual acaba de cumplir siete añitos). Una noticia que ha hecho saltar la señal de alarma de todos los programas del "corazón" donde se han hecho eco de la misma y desde los que, de momento, no ha habido reacción alguna por parte de ninguno de los dos implicados (quienes, en general, son bastante discretos en lo que a su vida personal se refiere). No olvidemos que, hace no demasiado, Marta ya tuvo que salir al paso de ciertos comentarios surgidos a raíz de la publicación de unas fotografías en las que se veía a su esposo en actitud cariñosa con la que, en función de lo aclarado después, era sólo una amiga.

Más allá -y después de la repercusión obtenida con el dueto al lado de Carlos Baute-, algunas voces se han atrevido a asegurar que, esa "cercanía" con el venezolano, es la base de todo el problema y que, tarde o temprano, este romance saldrá a la luz. Una afirmación que no resulta demasiado creíble si tenemos en cuenta que, por un lado, Baute ha trasladado su residencia a México y, por otro, que, los dos interesados, no han dejado de insistir en que, lo único que les une, es una muy buena amistad.

Sea como sea, el tiempo tiene la última palabra y, por lo pronto, debemos aguardar el devenir de los acontecimientos en torno a la considerada "diva del pop" español. Una mujer de 44 espléndidas "primaveras" que ha sabido evolucionar y adaptarse a las diferentes etapas que le han ido sobreviniendo y en las que, tras un brillante bautismo con "Olé Olé", se labró un lugar propio desde que, en 1993, lanzara su primer álbum en solitario. A partir de ahí ha ido avanzando gracias a apuestas propias a las que hay que sumar dúos que le han hecho brillar al lado de gentes como el italiano Andrea Bocelli, Alaska o el citado Baute.

Si a eso le sumamos un noviazgo con Juan Tarodo, batería de "Olé Olé", romances como el del torero, Javier Conde, o primeras nupcias como las que le unieron al que fuera su representante, Jorge Salatti, entenderemos la trascendencia de cualquier acontecimiento en torno a un personaje que, en la actualidad, prepara un trabajo de duetos con grandes nombres como los de Nek o Pasión Vega, que han querido homenajear el primer cuarto de siglo profesional de Marta Sánchez grabando en su compañía algunas de sus melodías más populares. Un proyecto que se aguarda con tanta impaciencia como la resolución de este conflicto sentimental que, esperemos, no vaya a más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios