Demi teme quedarse sola

  • La actriz confiesa en 'Harper's Bazaar' que tras su separación , tiene inseguridades y le da vértigo que nadie pueda amarla.

Comentarios 5

Mientras su ex marido, Ashton Kutcher, se divierte de fiesta y fiesta en compañía femenina, Demi Moore no termina de levantar cabeza tras su divorcio. A la hollywodiense se le han venido los años encima tras el fracaso de su matrimonio con el joven actor y ahora, con la sensación de haber perdido el tiempo, tiene miedo a que pasen los años y no encontrar a su media naranja, o lo que es peor no ser capaz de enamorarse de nuevo. En una entrevista para la revista Harper's Bazaar, la intérprete asegura estar esforzándose por encontrarse a sí misma y cree haber descubierto la causa de sus miedos: la soledad.

Moore es la gran protagonista del primer número del año de la publicación en su edición estadounidense. Palabras que han causado una gran expectación pues, aunque se sabía que ésta pasa sus horas más bajas, el planeta estaba deseoso de conocer sus impresiones de todo lo que le está pasando, que no es poco. Una entrevista íntima y a la vez sensual, que refleja las dos caras de la actriz. Sin pelos en la lengua, Demi confiesa que ya no se siente como una niña y que le asusta encontrarse de buenas a primeras en los últimos momentos de su vida "sin ser amada". Además, admite haber sentido "miedo de ser abandonada". Inseguridades que hace sólo unos meses les parecía imposible sentir y que ahora se han apoderado de su mente. "Me da miedo descubrir que no soy digna de ser amada, que no vale la pena que me amen, que algo va mal conmigo, que desde el principio no fui querida", confiesa amargamente.

Asegura también que ha intentado mostrarse feliz y hacer creer a los suyos que está superando su separación, pero nada más lejos de la realidad. La decepción ha sido tan traumática que incluso le ha creado complejos que antes no tenía. Lo cierto es que durante su relación con Kutcher, de 33 años, Demi estaba más alegre y optimista que nunca. Ahora, toda esa jovialidad se ha esfumado. Ella misma ha reconocido que el miedo que siente no le permite continuar con su vida y que en estos momentos tiene una relación amor-odio con su cuerpo.

Según la prensa americana, Demi ha ido dando bandazos desde que terminó su vida de casada y ha pasado las vacaciones de Navidad intentando olvidar sus penas entre copas de alcohol y bailes exóticos. Probablemente, estos excesos le hayan pasado factura. "Tengo la sensación de que mi cuerpo me engaña. Así era en el pasado cuando luchaba con mi peso y no podía comer lo que quería o no dejaba que mi cuerpo hiciera lo que quería", comenta en la entrevista. Su familia, que se ha convertido en su principal apoyo, ha mostrado su preocupación ya que este mal trago puede terminar dañando la salud de la actriz, que en sus últimas apariciones públicas se le ha visto extremadamente delgada.

Moore se separó de Kutcher en noviembre tras seis años de matrimonio cuando éste le confesó que le había sido infiel. Antes, ésta estuvo casada con el actor Bruce Willis, con quien tiene tres hijas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios