Elena y Marichalar: el primer divorcio Real

El divorcio entre la infanta Elena y Jaime de Marichalar ya es oficial; y así lo confirma la web de la Casa Real en la biografía de la duquesa de Lugo. En ésta se cita textualmente: "Con fecha de 21 de enero de 2010 se efectuó la inscripción, en el Registro Civil de la Familia Real, de la sentencia del procedimiento de divorcio, por mutuo acuerdo, de su matrimonio con don Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada". Con la que se deja bien claro que, aunque fue anunciado el pasado noviembre e inscrito en enero del presente año, el divorcio es ya efectivo.

A sus 46 años, doña Elena ha sido la protagonista del primer divorcio que vive la Casa Real española desde que llegara a la monarquía en 1975; así como, el primero de un hijo de un soberano reinante. El fin de un matrimonio legal y de mutuo acuerdo que llega tras varios años de especulaciones.

En 2007 se anunciaba el cese por un tiempo de la convivencia de la pareja, que llevaba a Elena a emprender una vida nueva en otra residencia con sus dos hijos, Felipe Juan Froilán, de 11 años, y Victoria Federica, de 9. Por su parte, Jaime de Marichalar hacía vida en el domicilio conyugal. En este momento las informaciones de la Casa Real apuntaban que el matrimonio había decidido hacer un paréntesis para "reflexionar". Un tiempo después, se conoció que la decisión era irrevocable. Noticia con la que se confirmó la imposibilidad de reconciliación, y que abrió el camino hasta la presente disolución de su vínculo civil.

Desde ese momento, las apariciones públicas de don Jaime fueron disminuyendo, a pesar de que aún ostentaba el título no hereditario de duque de Lugo; que le otorgó el rey Juan Carlos en 1995 -año de su boda en la Catedral de Sevilla con doña Elena- y que desde la inscripción en el registro, el pasado 21 de enero, ya no tiene.

Fueron pocos los eventos en los que aparecieron juntos, pero la Familia Real al completo siempre le manifestó su afecto. De hecho, es una realidad que don Juan Carlos sufrió mucho con la decisión de separarse de su hija mayor y doña Sofía intentó por todos los medios salvar la relación entre ambos.

Y si la presencia física de Jaime de Marichalar ha ido a menos en todo este tiempo, ahora es tan oficial como su divorcio. Su imagen se ha esfumado de la fotografía de familia de la Casa Real, al mismo tiempo que su biografía. En la web oficial de la Casa Real sólo se le hace mención como ex marido y padre de los dos hijos de la infanta. Además, en el árbol genealógico de la familia su recuadro aparece en un color diferente, el blanco.

Tras algo más de catorce años desde que se celebrara su boda, doña Elena ha puesto fin al sinfín de dimes y diretes sobre su vida de pareja. El divorcio parece haberle sentado de maravilla y se ve muy renovada. Todo lo contrario que se ex marido, del que algunos amigos han confesado ver muy desmejorado.

Tras la noticia, muchos medios han confirmado que el siguiente paso que quiere emprender la infanta Elena es conseguir la nulidad matrimonial por la Iglesia. Noticia que ha desmentido un portavoz de la Casa del Rey, pero que ha sido citada a través de la prensa, que afirma que la información viene de una fuente cercana a la infanta. Si es así o no, sólo el tiempo lo dirá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios