Espectáculo para los sentidos en el penúltimo día de Cibeles

Si hay un denominador común para describir la penúltima jornada de la Fashion Week madrileña es la feminidad. Sobre la pasarela de Cibeles caminaron las propuestas para la temporada otoño-invierno 2010-2011 de diseñadores de la talla de Javier Larraínzar, David Delfín o Andrés Sardá, entre otros. Un espectáculo para los amantes de la moda que mostró a una mujer elegante, sexy y de curvas sinuosas.

Javier Larraínzar presentó un espectáculo fiel a su más pura esencia, donde la elegancia de la mujer fue la auténtica protagonista. Eso sí, con una fusión de la moda más práctica, moderna y juvenil. Una colección muy variada y estudiada al detalle, que tuvo para todos los gustos. Texturas distintas y muy trabajadas, donde no faltaron los volantes, los estampados y las transparencias.

Recién llegado de Nueva York, David Delfín jugó con la elegancia en su nueva colección, Backstage. Chaquetas para él y para ella, combinadas con falda o pantalón y en la que reinaron las líneas rectas. Delfín coqueteó con un look bastante andrógino en la mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios