Glamour en rojo y blanco: los Oscar

  • Los brillos y las pedrerías deslumbraron la alfombra roja. Gwyneth Paltrow y Rooney Mara destacaron como candidatas a mejor vestida mientras que Jennifer López fue una de las más criticadas.

Rojos, blancos y  aplicaciones brillantes fueron las estrellas de la alfombra roja más esperada del año en la que, una vez más, las celebrities de  Hollywood se sumaron a las últimas tendencias presentadas hace apenas  unos días en la Semana de la Moda de Nueva York y las pasarelas europeas. 

A sus 62 años, Meryl Streep volvió a demostrar que el glamour no está reñido con la edad y recogió su tercera estatuilla con un  magnífico vestido dorado metálico de Lanvin a juego con un bolso de  mano de la firma francesa. La 17 veces nominada rindió tributo a  Margaret Thatcher luciendo unos zapatos de Salvatore Ferragamo, el  diseñador favorito de la ex primera ministra británica a quien  encarna en el largometraje The Iron Lady

La nominada Rooney Mara protagonizó una de las entradas más impactantes al Teatro Kodak dejando a un lado su habitual vestimenta  negra con un sublime vestido de cola blanco de Givenchy Couture con la espalda al descubierto diseñado por Ricardo Tisci para la ocasión. También en blanco, Gwyneth Paltrow es otra de las candidatas a mejor vestida de la gala con un exquisito diseño minimalista con capa de la última colección del estadounidense Tom Ford. 

En un sublime vestido con detalles de pedrería deElie Saabcon minaudiere de Edie Parker apareció la siempre deslumbrante Milla Jovovich, una de las primeras en desfilar por la alfombra de la 84 ceremonia de los premios de la academia de cine. Octavia Spencer, quien recogió la preciada estatuilla por su papel en The Help, y  Jennifer López también optaron por vestidos de cola en blanco-plateado cubiertos de aplicaciones brillantes. 

Spencer apostó por un elegante diseño de cuello redondo y mangas  cortas de Tadashi Shoji, mientras que la protagonista de The Back-Up Plan apareció con un vestido de Zuhair Murad con generoso escote,  tildado de demasiado atrevido por muchos críticos de moda y de la  industria cinematográfica dado que la actriz de origen puertorriqueño no estaba nominada en ninguna categoría de la presente edición. 

Emma Stone revivió el antiguo glamour de Hollywood con un vestido  rojo con maxi lazo en el cuello de Giambattista Valli, clutch de  Louis Vuitton y zapatos de Brian Atwood, configurando una de las  apuestas más acertadas de la noche. Y la nominada Michelle Williams (My week with Marilyn) se sumó a la lista con un romántico diseño coral de inspiración vintage, con falda peplum de la francesa Louis Vuitton y bolso de Bottega Veneta en rosa. 

Más naif pero igual de exquisita, llegó la oscarizada Natalie Portman en un clásico vestido rojo palabra de honor con mini lunares negros de Dior, dejando atrás aquella imagen de la edición pasada donde la actriz recogió el codiciado premio embarazada de su primer  hijo con un vestido púrpura de la californiana Rodarte. 

No se puede seguir hablando de glamour sin antes mencionar el  diseño negro de escote corazón bordado con aplicaciones doradas de Alexander McQueen que, muy acertadamente, vistió la nominada Jessica  Chastain (The Help), una de las grandes sensaciones de la gala. Y  entre el reparto de Bridesmaids brillaron la actriz Rose Byrne, con un vestido negro asimétrico de lentejuelas y zapatos Jimmy Choo, y la protagonista del filme, Kristen Wiig, que optó por una versión nude  en tulle de J.Mendel. 

Cameron Diaz, con joyas de Tiffany valoradas en casi 1 millón de  dólares; Sandra Bullock en un bicolor blanco y negro, la actriz Tina Fey en un vestido de Carolina Herrera y Penélope Cruz en un romántico Giorgio Armani color lavanda completan los nombres más repetidos en los rankings de las revistas de moda. 

La aparición más comentada de la noche la protagonizó Angelina Jolie durante la presentación de uno de los galardones con un sexy vestido de terciopelo negro con escote origami de Atelier Versace, que trajo a la memoria de muchos su papel en Mr. y Mrs. Smith,  donde precisamente conoció a Brad Pitt. La actriz, quien  sonrientemente se paseó por la alfombra hollywoodense de la mano del  nominado por Moneyball, posó al puro estilo femme fatal mientras  lucía una pierna a través del pronunciado corte de la falda. 

En el otro lado de la parrilla fashionista encontramos a la actriz  de The Descendants, Shailene Woodley, con un vestido blanco de  Valentino con mangas largas y cuello cerrado, o a la actriz Busy  Philipps en un modelo drapeado de encaje gris y complementos en  tonalidades vibrantes. Y recién salida de la pasarela neoyorkina, la  novia de George Clooney se decantó por un modelo arquitectónico en dorado líquido de Marchesa que, según los internautas, emulaba a la  propia estatuilla del Oscar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios