Unos Goya bajo cero

Gélido paseo el que se dieron ayer las actrices y actores españoles por la alfombra verde de los Goya. Desafiando al frío de Madrid, los candidatos al máximo galardón que concede la Academia del Cine español comenzaron a llegar al Palacio Municipal de Congresos alrededor de las ocho y la última en entrar, sobre las diez menos cuarto, fue la oscarizada y 'goyizada' Penélope Cruz, quien, con un Gianni Versace vintage de color blanco roto y largos pendientes de Chopard, deparó una de las sorpresas de la noche al asistir junto a su novio, Javier Bardem, a la gala. Se trata del primer acto público en el que la pareja aparecía junta en España. Pero Bardem prescindió del desfile por la alfombra verde.

La elegancia y el glamour fueron los protagonistas en las horas previas a la ceremonia, marcada, además de por los aplausos y gritos de "guapa, guapa" a las más atrevidas, también por algunos manifestantes de toda índole.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, vestida de Amaya Arzuaga, y el presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Álex de la Iglesia, fueron los encargados de ir dando la bienvenida. Entre los primeros en llegar, las elegantes Belén Rueda (de Carolina Herrera), Silvia Abascal, guapísima, y Maribel Verdú (de Nina Ricci). También primaron los diseños de Hannibal Laguna, Armand Bassi, Victorio & Luchino y Lorenzo Caprile. Los vestidos con media cola y los colores claros imperaron en la noche más importante del cine español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios