Inimitable reflejo de elegancia

  • 'Gran Vía swing' es la nueva colección de Laguna y su declaración de principiosNació en Venezuela, estudió en Milán y ahora trabaja en Madrid l Su estilo es el favorito de grandes celebridades de Hollywood y del mundo entero l Este año rinde homenaje a la Gran Vía de Madrid por el 100 aniversario de la conocida avenida reflejándolo en su colección, donde se retrae al glamour de los 50

El particular e inconfundible estilo del diseñador hace que sus creaciones sean las favoritas de grandes celebridades de la escena mundial, su sello romántico, femenino y seductor es una constante en todas sus propuestas, siendo capaz de expresar el glamour y la elegancia intemporal en todas sus colecciones. Es Hannibal Laguna. Nació en 1967 en Venezuela, su amor por la moda nace en la infancia por tradición familiar. Cursó estudios de sastrería en 1982 en Milán y años después fija su residencia en Madrid donde abre las puertas de su nuevo Atelier en la emblemática calle Jorge Juan, un universo particular en el que reúne sus cinco colecciones de alta costura, prêt-à-porter hombre y mujer, joyas y accesorios. Colabora con grandes empresas como Pronovias, Marie Claire, Palmolive y L'Oréal, además de con otras asociaciones o desfiles a escala planetaria.

Justo este año que la Gran Vía de Madrid está de aniversario, cumple 100 años, Hannibal Laguna hace también su particular homenaje a esta histórica calle, corazón cosmopolita de la capital con una colección brillante, festiva y tan espectacular como todas a las que tiene acostumbrado este diseñador. Los detalles de esta colección, que lleva el nombre de Gran Vía swing,es toda una declaración de principios. Una calle que retrotrae al glamour de los años 50, cuando los estrenos en cines, teatros y los locales más chic se convertían en improvisada pasarela por la que desfilaban mujeres adictas al glamour. Un glamour que el diseñador ha traído hasta nuestros días.

La línea de esta espectacular colección de vestidos tiene un mismo punto de encuentro: siluetas marcadísimas, bien a través de volúmenes estratégicamente situados, o bien a través de líneas rectas que se ciñen a la cintura de la mujer. Junto al contraste de volúmenes están los escotes variadísimos, largos hasta los pies o por debajo de la rodilla, con faldas con cortes al biés. Colores, de los más variados. Complementos, los justos. Es fácil distinguir un Hannibal Laguna, lo elegante y exclusivo son su sello más personal. No hay imitación posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios