Isabel Pantoja está a la espera de su segundo permiso

  • La cantante sevillana, a punto de llegar a los 59 años, confía celebrar su cumpleaños el domingo 2 fuera de la prisión

ISABEL Pantoja cumple el próximo el próximo domingo 2 de agosto 59 años. Su familia espera poder celebrarlo con ella dependiendo de que le concedan el segundo permiso penitenciario del que disfrutaría desde su ingreso en la prisión de Alcalá de Guadaira hace ocho meses.

En esta ocasión le corresponderían seis días, dos más que la vez anterior, y los pasaría también en su finca Cantora. Los trámites han sido realizados por su abogado, Carlos Esteban Romero, que no se atreve a dar fecha:

"Se tiene que reunir la Junta de tratamiento para resolver (lo hizo el jueves) y luego tiene que ir al juzgado". Ante la posibilidad de que estuviera el 2 de agosto con su familia en casa añade: "no sé, quedan muy pocos días, pocas fechas…". Lo habitual es que una vez que es aprobado el permiso y comunicado a la interna se necesitan casi dos semanas de gestiones.

Lo único seguro es que mientras se están realizando los trámites de este segundo permiso y sigue adelante la petición para disfrutar del tercer grado penitenciario no podrá tener un nuevo vis a vis: "es por ley, la relación familiar sustituye el vis a vis por la salida a su domicilio".

Así que el encuentro con sus hijos y nietos está en el aire. En las últimas semanas las declaraciones de su hija Isabel a la salida del concurso Supervivientes han puesto en primera línea al hermano pequeño de Isabel, Agustín Pantoja. Un desconocido para el gran público pero que también ha tenido proyección artística.

Agustín Pantoja inició una prometedora carrera musical en los años 80, consiguiendo varios éxitos(Piel canela, Príncipe azul o Amores normales) y grabando 8 discos. Llegó a establecerse en América. Su amistad con el compositor Juan Gabriel, quién animó públicamente a Isabel a instalarse en México cuando empezaron en España sus problemas con la justicia, le abrió las puertas de aquel país.

Agustín es el menor de los cuatro hijos del matrimonio formando por Juan Pantoja, Chiquetete , componente del trío Los Gaditanos, y Ana Martín, una mujer que siempre ha estado tras el éxito de su hija, apoyándola en un segundo plano. Ana fue en su juventud bailaora y trabajó en los espectáculos de Juana Reina. Isabel era una gran admiradora de doña Juana y seguía manteniendo con ella ese vínculo de respeto y cariño que le transmitió su madre.

Doña Ana aconsejaba a su hija que se rodeara siempre del mejor esquipo, su maquillador, Juan Pedro Hernández, es uno de los grandes de España y su diseñadora de cabecera, Lina, que siempre la ha vestido, la ha hecho destacar por su elegancia en los escenarios.

Bernardo, el hijo mayor, es el padre de Anabel Pantoja, separado de su madre (Mercedes Bernal) desde hace muchos años, ha sido siempre el más independiente de la familia, le sigue Isabel, madre de Kiko e Isa, después Juan y Agustín.

Juan Pantoja es guitarrista y ha acompañado a su hermana en casi todos sus espectáculos. Son muy escasas sus apariciones y de los cuatro hermanos es el más anónimo. Ha huído de la popularidad y jamás ha hecho declaraciones públicas. Gran aficionado al fútbol, comparte con su sobrino Kiko Rivera la pasión por el Sevilla FC.

Hace unos años Agustín regresó a España y se instaló junto a su hermana Isabel y su madre, muy delicada de salud. Desde que Isabel empezó a cumplir condena es quien está pendiente de ella y ha sido su persona de máxima confianza . Es ahora el principal apoyo para doña Ana y eso hace que sea una figura importante dentro de la familia.

Isa Pantoja ha hecho público su desencuentro con su tío en una entrevista y esto ha causado un gran malestar familiar. Kiko y Anabel Pantoja guardan silencio . Su único apoyo es el que tiene de la que ha sido su niñera y la de su hermano, Dulce, considerada un miembro más de la familia y según Isa "una segunda madre". Kiko ha suspendido algunas de sus actuaciones como DJ por "problemas de salud" y esta semana se reencontraba en Sevilla con su hermana. Tras haber anunciado su segunda paternidad de una niña, que se llamará Ana, y próxima boda con Irene Rosales, en la que su madre sería la madrina, desde hace unas semanas ha optado por el silencio.

Cuando Isabel regrese a Cantora se supone que se celebrará el reencuentro familiar y será ella quien interceda para que las relaciones entre todos se normalicen. La finca es como un búnker de seguridad para todos los ajenos al entorno familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios