Kardashian muestra algo más que su 'booty'

  • La 'socialité' descubre en el próximo número de 'Vogue' algunos de sus secretos mejor guardados

Está a punto de estrenar la temporada número 11 del reality E1 Keeping Up whith the Kardashian, un escaparate al que asoma su vida junto a su familia desde que tenía 27 años. Pero en España Kim Kardashian es conocida por sus excentricidades, sus selfies y su cuerpo voluptuoso. De un tiempo a esta parte, también por ser la hermana de la modelo Kendall Jenner y la hijastra del atleta olímpico que ha sorprendido al mundo por su transexualidad, Bruce Jenner, ahora Caitlyn.

Pocos saben que fue Paris Hilton (que confió en ella como estilista en 2005) quien adentró a Kim en el mundo de las alfombras rojas que ahora tanto frecuenta. Desde entonces, pocos son los pasos que da sin tener repercusión mediática.

Kim Kardashian es la protagonista del próximo número de Vogue España, una entrevista en la que muestra algo más de lo que nos tiene acostumbrados. En ella, se sincera con los asuntos que más le preocupan, como que su hija North West, fruto de su relación con su tercer marido, el jugador de la NBA Kayne West, sepa encarar el futuro desde la burbuja en la que habitan sus mayores. "Mi vida me ha cambiado absolutamente porque quiero ser la primera persona que mi hija vea cuando despierta; planeo mi trabajo después de ella y muchas noches también cambio mi horario para poder acostarla", dice sincera al tiempo que remarca que quiere enseñarle "lo importante que es crear una piel dura ante los ataques". Tiene claro que la pequeña, que en junio cumplió dos años, "está en nuestras vidas porque es capaz de encararla", aunque recalca con sinceridad que durante el embarazo rezó muchas veces porque "sabía que no era fácil crecer en un mundo siendo nuestra hija por las cosas que iba a tener que afrontar".

A pesar de que asegura que está feliz viviendo constantemente en un escaparate, dice sin tapujos que los pocos momentos de privacidad de los que disfruta se han convertido en sus mejores recuerdos.

En cuanto al cambio de sexo de su padrastro, Kim sólo tiene palabras de apoyo, aunque reconoce que no todo el mundo en su familia lo ha aceptado igual de bien. Así, por ejemplo, dice que su madre no termina de asimilar que su padrastro diga ahora que su vida como Bruce Jenner fue una mentira, "porque eso convierte su relación en una mentira y es difícil de digerir". En cualquier caso, con la frivolidad que le caracteriza, se limita a pedir a su padrastro que no le robe "a su estilista, ni a su peluquero ni a su maquillador". Así es ella. Así es Kim en su estado natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios