A Lady Gaga sólo le quedan sus fans

Comentarios 1

Reina de las listas de música en todo el planeta, ídolo de millones de personas, dinero, fama... pero sola. Para Lady Gaga la soledad es su "condición como artista". Algo que está afectando a la diva, sobre todo cuando está inmersa en alguna de sus majestuosas giras por el mundo.

La intérprete de éxitos como Poker Face o Bad Romance no tiene todo en la vida, como muchos pueden pensar. Le falta lo más importante, y es el cariño de la gente que le rodea. A la excéntrica cantante parece haberle salido tantos fans que la idolatran como personas que la odian. El universo de la fama no lo puede tener todo.

Compañeras de escenario, como Katy Perry o Goldfrapp han criticado a la estadounidense hasta la saciedad. Su estilismo, constante provocación y forma de vivir y llevar su carrera profesional la ponen constantemente en el centro de la diana.

Gaga es carne de cañón para muchos de los que la rodean. De ella han dicho casi de todo, desde que es una copia barata de Madonna hasta que no se sabe si es hombre o mujer, que es una adicta a las drogas y el alcohol o que su carrera artística es como la de un humorista barato; de esos que caen en los chistes fáciles y la provocación para hacerse notar.

Cada vez que presenta una nueva canción o un videoclip recibe duras críticas; siendo la mayoría de ellas públicas. Menos mal que ella tiene a sus incondicionales...

Por su parte, la joven, de 24 años, es capaz de sacar rendimiento hasta de eso. La soledad y las críticas son fuente de inspiración de la cantante, que confiesa haber escrito y compuesto sus mejores canciones cuando los sentimientos negativos le atacan.

Estar lejos de casa, de sus amigos íntimos y familia durante tanto tiempo no es la mejor medicina para Lady Gaga, que dice sentirse desamparada cuando los focos del espectáculo se apagan y tiene que volver al frío de la habitación de un hotel donde se aloja.

Líder de descargas en internet y poseedora de una meteórica carrera en el mundo de la música, que además sólo acaba de empezar, la neoyorquina también ha sido objeto de insultos por sus últimas declaraciones, en las que afirmaba ser consumidora habitual de cocaína, y que en un pasado tocó fondo con las drogas, donde le cogió miedo a la heroína. Unas declaraciones no exentas de polémica que la han puesto, una vez más, en el ojo del huracán, y no sólo de sus detractores sino de los padres de sus fans, la mayoría de ellos adolescentes, que ven en Gaga una mala influencia. Ella salió pronto en su defensa afirmando que su adicción no es una práctica a seguir; pero ya es demasiado tarde.

Lady Gaga, un diamante en bruto al que aún le queda mucho que pulir, y criticar. A ver si todo esto no le afecta a su carrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios