Acto en madrid El ex presidente José María Aznar fue constantemente aclamado por los participantes

La nueva Ley del aborto del PSOE cosecha un amplio rechazo en la calle

  • Los convocantes y la Comunidad de Madrid cifran la asistencia a la manifestación en más de un millón de personas · El Foro de la Familia exige al Parlamento que no apruebe una legislación "que supone un fracaso en la sociedad española"

Una multitudinaria marcha, que sus organizadores calcularon que superaba el millón de personas, y otros estimaron que podía llegar al millón y medio, recorrió en la tarde de ayer las calles de Madrid para protestar contra la ampliación de la Ley del Aborto que se está tramitando en el Parlamento. El consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid adelantó que, según los primeros cálculos, más de 1.200.000 de personas acudieron a la marcha.

En un ambiente festivo, la manifestación comenzó pasadas las cinco de la tarde tras una gran pancarta con el lema de la movilización: Cada Vida Importa. El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, fueron algunos de los políticos que participaron en la marcha, a título personal, ya que el PP respaldaba la protesta, pero no se sumó a la convocatoria. Aznar explicó su presencia en la manifestación como gesto de rechazo a una reforma que "pasa todos los límites" y que además es un proyecto "retrógrado" del Gobierno socialista.

Más de cuarenta asociaciones, que lograron unas 300 adhesiones, participaron en esta movilización, que esperan que servirá para convencer a la opinión y al Gobierno de la inconveniencia de "despenalizar totalmente la práctica del aborto y reconocerlo como un derecho". Más de 600 autobuses habían llegado a la capital y numerosas personas se desplazaron en otros medios de transporte para expresar públicamente "su compromiso con el derecho a la vida humana y con la mujer embarazada", según los convocantes. Los encargados de leer los manifiestos fueron Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia, y una portavoz de la asociación Mujeres contra el Aborto, integrada, entre otras, por las periodistas Isabel San Sebastián, Cristina López Schlichting e Isabel Durán, junto con personalidades como María Vallejo Nájera, Regina Otaola, Teresa Rabal o María Ostiz. El actor y productor mexicano Eduardo Verástegui actuó como portavoz de los hombres y del "papel principal" que éstos deben asumir ante el aborto.

Benigno Blanco declaró que la manifestación pedía a la clase política que no se apruebe el proyecto de Ley del aborto que tramita el Congreso de los Diputados, ya que a su parecer "supone un fracaso en la sociedad española". El presidente del Foro de la Familia destacó que la manifestación "no es sólo contra la Ley del aborto", sino que es una forma de que "entre todos creemos una conciencia justa en este tema, que se comprometa con la vida de la mujer y del no nacido". "Es un punto de inflexión en un trabajo de base, de la cultura de la vida, hasta que en España tengamos sensatez sobre este tema", añadió.

Los organizadores habían impreso 100.000 carteles anunciadores, 800.000 dípticos explicativos, 20.000 camisetas con el lema y el logotipo, y 5.000 banderas para repartir en la manifestación. Se estima que la manifestación habrá tenido un coste aproximado de 130.000 euros, que en su mayoría serán financiados a través de donaciones de particulares, según fuentes de la organización. En concreto, ese dinero es necesario para sufragar los 300.000 vatios de megafonía, las tres pantallas gigantes, las pancartas y los 300 globos de helio para elevar una de ellas con el lema Cada Vida Importa, además de para producir camisetas y banderolas.

Esta manifestación es la segunda en lo que va de año contra la reforma de la Ley del aborto que promueve el Ejecutivo socialista. El pasado 29 de marzo miles de personas se concentraron en diversas ciudades españolas, convocadas por las plataformas Derecho a Vivir y HazteOir.org, entre otras organizaciones.

La Delegación del Gobierno en Madrid y la Policía Municipal, en contra de lo que es habitual, no ofrecieron datos sobre el número de participantes.

300

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios