Londres toma fuerza para el gran día

  • A pocas horas del enlace real más esperado se siguen conociendo detalles del 'sí quiero' de Guillermo y Kate. ¿Qué hará la pareja antes de contraer matrimonio, dónde pasará su luna de miel y la noche de bodas?

Faltan 48 horas para que la Abadía de Westminster sea testigo de una nueva cita histórica, uno de los acontecimientos mediáticos más importantes en mucho tiempo, que, se espera, será seguido por dos mil millones de personas en todo el mundo a través de televisión . El sí quiero de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton está a punto de producirse ante la atenta mirada de 1.900 invitados y bajo unas estrictas medidas de seguridad. Y a sólo dos días, se siguen conociendo algunos de los preparativos y detalles del enlace, que todo apunta tendrá lugar bajo la lluvia. Por ejemplo, parece que los novios al fin han decidido un destino para disfrutar de su luna de miel. Un viaje preparado en absoluto secreto hasta la fecha, que ya se sabe será en Australia. Allí, los recién casados disfrutarán de la naturaleza en Lizard Island durante dos semanas; menos tiempo del que tenían planeado y que han tenido que reducir por cuestiones laborales del príncipe Williams. Sunday Mirror ha sido el diario encargado de revelar el destino del viaje de novios, un reportaje en el que también se menciona cómo serán las primeras horas del joven matrimonio. Así, Guillermo y Kate pasarán su noche de bodas en el Palacio de Buckingham y al día siguiente podrán rumbo a la residencia real de Balmoral donde descansarán unas horas antes de emprender su viaje.

Y les hará falta, si es que disfrutan hasta el final de la macro-fiesta que el hermano del novio, el príncipe Harry, tiene organizada. El padrino ya ha anunciado que no probará el alcohol hasta que pronuncie el discurso que tiene preparado y ha encargado un suculento desayuno al más puro estilo british para la mañana del sábado. Sin lugar a dudas, el hijo menor del príncipe Carlos está muy ilusionado con el enlace de su hermano, una boda a la que acudirá con su novia, Chelsy Davy.

Además, Harry será uno de los testigos de la firma del registro matrimonial en la capilla de la Abadía de Westminster, donde reposan los restos de parte de la Familia Real británica. Un momento íntimo que no recogerán las cámaras de televisión y en el que también estarán presentes la dama de honor de la boda, Pippa Middleton, el príncipe Carlos y su esposa, Camilla Parker Bowles, y los padres de la novia, Michael y Carole Middleton.

Se espera que el futuro matrimonio visite el lugar donde se darán el sí quiero en las próximas horas para ultimar los detalles, supervisar la decoración floral y el ensayo musical. Además, se acaba de conocer que es posible que Kate, siempre muy fiel a su estilo, se maquille ella misma para el día más importante de su vida. En cuanto a las joyas que ésta lucirá, ya se conoce que pertenecen a la colección de la corona británica. Aportando datos más concretos en cuanto a la tiara, barajándose tres nombres: la tiara de la Duquesa de Teckdiamon, Rosa de Strahmore y Durbar de Delhi.

Un sí quiero que, como todo gran acontecimiento, está envuelto en la polémica y acaba de sumar un nuevo capítulo. Un guardia real, que iba a encargarse de la seguridad de la pareja el próximo viernes, ha sido despedido tras publicar en su muro de Facebook diversos insultos a la futura princesa, como "vaca arrogante" o "perra rica", entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios