Lydia Bosch, renovada

  • Tras su polémico divorcio de Alberto Martín, la actriz vuelve a sonreir en la entrega del premio Maja de los Goya por ser la más elegante de la gala.

Lydia Bosch, cual ave fénix, está resurgiendo de sus cenizas. La actriz, tras la polémica por los presuntos abusos de su ex marido a su hija y el consecuente polémico divorcio, ha recuperado la sonrisa. Con motivo del premio Maja de los Goya, galardón en forma de joya que otorga todos los años la firma Carrera y Carrera a la famosa más elegante sobre la alfombra verde, ha concedido su primera entrevista una vez superados los malos tiempos y se ha vuelto a prodigar por la noche, lo que no suele hacer habitualmente. La actriz de Motivos personales ha vuelto a sonreír abiertamente, como ya casi había olvidado, al reconocer que está "muy enamorada"... de sus hijos.

Más guapa que nunca, con el pelo semirrecogido y unas ondas muy favorecedoras, ha anunciado que está a punto de retomar su vida profesional. "Tengo un proyecto para hacer una serie en televisión pero todavía no hay nada serio", ha anunciado, "Me apetece el teatro, pero los niños pequeños no me dejan tiempo para más. Quiero volver y no defraudar". Curiosamente, su hija mayor, Andrea, fruto de su relación con el también actor Micky Molina y con la que ha posado recientemente para una revista, también se está preparando para seguir la estela familiar.

Vestida de Adolfo Domínguez y en el incomparable marco del Teatro Real de Madrid, Lydia ha llenado páginas y páginas de la prensa del corazón a raíz de su complicado divorcio del arquitecto Alberto Martín. Aunque ahora lo único que quiere es caminar hacia adelante. "No miro al pasado porque creo que hay que hacerlo hacia adelante. Eso sí, con la experiencia del pasado para saber dónde te has equivocado y no volver a cometer errores. He sufrido mucho, pero lo que vale es que ahora estoy muy bien", manifestó.

Pero Lydia no fue la única protagonista de la noche. Por el photocall desfilaron también la modelo Laura Sánchez, vestida de Dior y con una trenza de vestal griega; Marina Castaño, que se marchó enfadadísima ante las insistentes preguntas de un periodista sobre su gestión al frente de la Fundación Camilo José Cela; y Carmen Lomana. La empresaria, que iba vestida de Marchesa, está muy ilusionada con su próximo viaje a México, donde pasará las vacaciones de Semana Santa.

Otros de los asistentes a la entrega de este galardón fueron la modelo Noelia López, con un atrevido vestido de Jorge Terra; una embarazadísima Cristina Piaget; la presentadora Sonia Ferrer, de Pedro del Hierro, así como las modelos María José Suárez y Raquel Rodríguez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios