Marbella vuelve a sonreír

  • Eva Longoria y Antonio Banderas convirtieron una gala benéfica en un acto de expectación mundial.

Sí, sin duda fue la fiesta de este verano. Sin Michelle Obama, pero Marbella fue de nuevo Marbella en Villa Padierna. En los 16 años que el actor malagueño Antonio Banderas lleva veraneando en su tierra natal, el mismo lo reconocía: "me habréis visto en muy poquitas fiestas, pero ésta merecía la pena". Él y Eva Longoria eran los anfitriones de la Starlite Gala, acontecimiento benéfico con destino a la entidad que preside la propia Longoria, Eva's Heroes, que atiende a los niños desfavorecidos; a la presidida por Banderas, Fundación Lágrimas y Favores (muy ligada a la Universidad de Málaga y a la Semana Santa malagueña); a la Fundación Niños en Alegría, de Alejandra Alemán y Sandra García-Sanjuán, que construye colegios en las zonas más necesitadas del mundo, y al colectivo Cudeca.

Mientras Villa Padierna hervía de famosos y fotógrafos la primera dama estadounidense se encontraba en el restaurante La Meridiana del Alabardero, acompañada de tres amigas, y adonde marchó sobre las ocho de la tarde poco antes de comenzar el fiestón en Villa Padierna. Los periodistas se quedaron compuestos y sin fotos de la mujer más buscada, y todo ello a pesar de que el propio Banderas apuntaba que el "mejor regalo que le podemos hacer es dejarla en paz, no atosigarla, para que vuelva". Michelle cenó tranquila y regresó a su villa cuando la fiesta estaba en su esplendor. En el restaurante La Meridiana la primera dama se interesó por la Marbella de los 70 y 80, espíritu que parece renacer en eventos como el del sábado por la noche.

A la cena benéfica asistían 500 invitados y unos 200 se quedaron en lista de espera. Y todo ello a pesar de que el cubierto estaba entre los 800 euros del cubierto Gold y los 1.000 del Platinum, para aquellos que quisieran a algún rostro conocido en su mesa. Entre los asistentes estaban la esposa de Banderas, Melanie Griffith y sus hijas Stella del Carmen y Dakota; el marido de Eva Longoria; Tony Parker; además de Carmen Lomana, Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, la diseñadora Purificación García, una imprescindible de Marbella, Gunilla von Bismarck con su inseparable Luis Ortiz; Carlos Herrera y Mariló Montero, las modelos Eugenia Silva, que fue maestra de ceremonias, y Adriana Karembeau, Alexandra y Victoria Swaroski, el ex tenista Boris Becker. Entre las actuaciones figuraban las de Rafael Amargo, Tamara, Chenoa, David de María, Ella Baila Sola o Rosario Flores.

La Starlite era una gala en la que era importante estar y dejarse ver.

Antonio Banderas tuvo una reflexión para lo que ha supuesto la visita de Michelle Obama a Andalucía: "Es bonito que personajes de esta categoría se fijen en nuestra tierra. Después de lo que ha pasado por aquí, que ha sido duro". Recordó que nuestra tierra "es famosa por sus artistas, por sus poetas... Pero también es muy importante para los trabajadores que se produzcan estos viajes. Nuestros tomatitos son el turismo, y es ahí donde se puede ganar dinero, y atraer inversión", sentención la estrella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios