Matrimonios desastrosos

  • Mientras Katy Perry y Russell Brand acaban de divorciarse de mutuo acuerdo, Kardashian y Humphries afrontan un tortuoso camino. Charlie Sheen y su mujer tampoco tuvieron final feliz.

Hay parejas que uno no entiende en qué momento pensaron que podrían ser felices juntos. Pero cuando el amor llama a la puerta, es difícil decirle que no. Y es ciego, sordo, mudo e incluso inexplicable algunas veces. Los famosos no son una excepción en este sentido. 'Dios los cría y ellos se juntan', un refrán con mucha lógica hablando de este asunto. Pero hay casos que es pasar por la vicaría, o por el juzgado, e irse todo a pique. No es que su amor sea fugaz, es que acaba resultando un desastre. Katy Perry y Russell Brand saben bien de qué hablamos; de hecho, acaban de firmar el divorcio después de muchas idas y venidas.

Con un dibujo de un corazón y una carita feliz, la cantante firmó hace unos días su sentencia de divorcio con el cómico tras un año de matrimonio. Pese a que las cosas entre ambos no han funcionado, parece que al final han llegado a un acuerdo amistoso en el que se mantendrá la separación de bienes, con lo que Katy no dará ni un céntimo de su fortuna estimada en alrededor de 30 millones de euros.

Katy Perry y Russell Brand ya son oficialmente dos divorciados. Su sentencia de divorcio se filtró el jueves por la web TMZ y son la prueba física de que ahora sí que sí, cada uno por su lado.

Entre las cláusulas de esta sentencia, el juez ha decretado que cada una de las partes implicadas no tendrá que dar a la otra ninguna aportación económica. El humorista ya había dejado claro que él no quería percibir ni un céntimo de su ex y el juez ha estado de acuerdo con esta determinación.

En la demanda, interpuesta por Russell, se expone que no se llegó a un acuerdo prematrimonial con respecto al patrimonio de cada una de las partes y por ello se mantiene el principio de separación de bienes.

Finalmente, el que podría haber sido uno de los divorcios más caros de Hollywood, ha terminado de una forma cordial y tanto Russell como Katy mantendrán sendas fortunas que según Forbes están tasadas en unos seis y treinta millones de euros respectivamente.

Aunque para llegar a un final civilizado todo no ha sido un camino de rosas. Desde la pasada Navidad, en que anunciaron que se separaban a través de un comunicado, ha habido un duro cruce de declaraciones... y muchas negociaciones de sus abogados.

Lo de Kim Kardashian y Kris Humphries fue peor: ni siquiera duró, sólo 72 días, y se perfila que para conseguir el divorcio lo más rápidamente posible ambos van a sacar las uñas.

Y es que, de momento, los dos están intentando que se firme pronto y discretamente, pero cada uno da unos motivos diferentes. Mientras Kris quiere demostrar a través de sus abogados que su matrimonio con Kim siempre ha sido una estafa, ella ha pedido que el juicio se haga a través de un mediador y sin cámaras. Todo apunta a que será un proceso largo y lleno de obstáculos.

Como lo fue el breve y tormentoso matrimonio de Charlie Sheen y su tercera esposa, Brooke Muller, quienes rompieron y volvieron varias veces hasta una pelea en la Navidad de 2009 en la que supuestamente él amenazó a ella con un cuchillo. Tras ser detenida ella por conducir borracha y él asistir a rehabilitación, firmaron un acuerdo por valor de dos millones de euros. Lo que está claro es que antes de casarse, hay que pensar en el bolsillo. ¿Le servirá de escarmiento a Sheen o pronto volveremos a verle pasar por la vicaría?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios